Domingo, 24 de septiembre de 2017
Temas de hoy
  • Peaje de Cerritos
  • Expobordados
  • Cambio climático
  • Obras de infraestructura
  • Cartagüeña de Aseo Total

Casa de justicia de Cartago, un ejemplo para para mostrar en el Valle y en Colombia

Publicado: Domingo, 26 de marzo de 2017  |  1:17 am

En la Casa de Justicia de la Comuna VII confluyen a diario personas de todas las edades, incluso con sus pequeños hijos o nietos en busca de palabras de aliento, atención y ayuda material y de asesoría en asuntos de la cotidianidad.

Comparte
César Vallejo Restrepo | Cartago | 26 MAR 2017 - 1:17 am

Si alguna institución funciona bien en Cartago, es la Casa de Justicia, la que gracias a la orientación acertada de su coordinadora, Yolanda Montaño Salinas muestra una serie de logros difíciles de alcanzar en otras entidades de su género en el Valle del Cauca y en Colombia.

La de Justicia en Cartago es una Casa que está en todo y es para todos, y que pese a las dificultades presupuestales del municipio y el muy bajo recurso que recibe, se ha convertido en el más importante lugar para la reconciliación y la solución pacífica y amigable de todo tipo de conflictos sociales.

Pero, además, la Casa de Justicia de esta ciudad es el más amable sensible y amoroso sitio para el reencuentro de una sociedad dolida y ultrajada por una sociedad y un Estado indolentes que no escucha a los de abajo y tampoco les da oportunidades de nada.

Confluencia.

En la Casa de Justicia de la Comuna VII confluyen a diario personas de todas las edades, incluso con sus pequeños hijos o nietos en busca de palabras de aliento, atención y ayuda material y de asesoría en asuntos de la cotidianidad.

Yolanda Montaño Salinas, su coordinadora, logró en los pocos años que lleva al frente de la institución, que decenas de personas lleguen desde muy tempranas horas del día a la Casa de la Justicia para involucrarse en un sin número de actividades lúdicas, artísticas, de liderazgo y, sobre todo, de aprender a vivir en paz, con amor por lo demás y compromiso.

En la Casa de Justicia de Cartago los visitantes reciben instrucción sobre temas complementarios a los académicos y de educación primaria y secundaria y asisten a clases y conferencias que mejoran su calidad de vida en materia de conocimientos.

Ayudas

Allí, toda persona accede a la ayuda psicológica, a la policía o al Bienestar Familiar, pero también a los jueces y, en general, a todas las dependencias del municipio. Es como una especie de sucursal de la Administración Municipal, pero con énfasis en la convivencia pacífica.

No obstante, lo anterior, esta institución creada por el Gobierno Nacional a través del Ministerio del Interior y financiada en sus programas por el Municipio de Cartago, ostenta un primerísimo lugar en la generación de empleo y en las capacitaciones.

Yolanda Montaño Salinas ha sabido magistralmente combinar una serie de actividades que van desde su incansable lucha contra el abuso y la violencia a la mujer, hasta la creación exitosa de frentes de trabajo que en gran porcentaje benefician a la mujer desamparada o víctima de agresiones del hombre.

La Mujer

En la actualidad, y de acuerdo con Montaño Salinas, en la Casa de Justicia se fortalece el Comité Municipal de Erradicación de las Violencias Basadas en Género, pero igualmente, existe gran complacencia por el aporte de $21 millones 500 mil  de la Gobernación del Valle del Cauca, que les permitirá adelantar el Programa de Formación en Derechos Económicos, Sociales y Culturales con énfasis en iniciativas productivas 

El aporte de la Administración Seccional en cabeza de la gobernadora Dilian Francisca Toro está representado en insumos necesarios en la producción de artículos elaborados en marroquinería artesanal.

“Queremos apoyar a las mujeres, no solo en temas relacionados con sus derechos, sino también en iniciativas productivas", dijo Montaño Salinas.

Código de Policía

Así mismo, la Casa de Justicia ha jugado un papel muy importante en la socialización del nuevo Código de Policía, en procura de que las personas mejoren su comportamiento y vivan con cordialidad y respecto en sus barrios sin propiciar molestias a sus vecinos, pero también en cualquier sitio donde se encuentren.

En las charlas se prioriza en temas de respeto a la autoridad y a la ley, así como a las personas mayores y a los niños, al igual que a las diferencias de cualquier índole a través de la tolerancia y la sana convivencia.

Montaño Salinas es partidaria de que Cartago cuente con una segunda Casa de Justicia que podría ubicarse en el sector de la antigua estación del ferrocarril, pero advierte que ante las dificultades económicas del municipio ese proceso deberá esperar.

Otra Casa

"Su funcionamiento implica la contratación de numerosos profesionales y empleados en general. Sería una nómina costosa para las arcas del municipio que en el momento no cuenta con los recursos necesarios con qué asumir la nómina", manifestó finalmente la coordinadora de la Casa de Justicia.

La Casa de Justicia es una entidad interinstitucional donde convergen fuerzas del Estado como la Fiscalía, el Instituto Colombiano del Bienestar Familiar, la Defensoría del Pueblo, la Conciliación en Equidad, la Policía de Infancia y Adolescencia, el servicio de psicología y la Comisaría de Familia.

Montaño Salinas dijo que próximamente se contará en la Casa de Justicia con otros servicios como los jueces de primeras causas y regresa el programa de acompañamiento del enlace presidencial para la reparación de las víctimas del conflicto armado.

Abuso

Si bien en Colombia, y Cartago no es la excepción, el abuso y el maltrato a la mujer aumentan a diario, también es cierto que las denuncias por estas agresiones igualmente se incrementan, gracias al trabajo de concientización que se hace en la Casa de Justicia.

"Es normal que se presenten desavenencias en los hogares, pero lo que es inaceptable es que estas se diriman con golpes, patadas y ofensas grotescas", manifestó Montaño.

Finalmente, Yolanda Montaño Salinas agradeció el apoyo que para el cumplimiento de esas tareas le presta la Administración Municipal y la Oficina de Gestión Social.

Autor: