Sábado, 16 de diciembre de 2017
Temas de hoy
  • Vigencias futuras
  • Agua potable
  • Contaminación
  • CVC
  • EMCARTAGO

Cultura, biblioteca e infancia y adolescencia continuarán en la vieja casona de la calle 10

Publicado: Miércoles, 14 de junio de 2017  |  11:17 pm

La orden de desalojo había sido impartida por la Aseguradora de Riesgos "Colpatria", tras comprobar que el cielo raso caía permanentemente desde el techo, ofreciendo grave peligro para los funcionarios y visitantes.

Comparte
César Vallejo Restrepo | Cartago | 14 JUN 2017 - 11:17 pm

No se acatará orden de desalojo

La Casa de la Cultura seguirá donde está, y continuará albergando a la Biblioteca "Marco Fidel Suárez" y a la Oficina para la Infancia y la Adolescencia, y desde luego, a la Secretaría del ramo. 

Así lo confirmó el Secretario de Cultura y Turismo de Cartago, Fermín Isaza, tras expresar su complacencia por la solución lograda en momentos en que se ordenaba su desalojo.

La alarma era tal por el desprendimiento de pedazos de cielos rasos, que ya la Oficina de Infancia y Adolescencia que dirige el especialista, Nolberto Ocampo Vélez, había evacuado, mientras que a la biblioteca se le buscaba, infructuosamente, una sede.

Orden

La orden de desalojo había sido impartida por la Aseguradora de Riesgos "Colpatria", tras comprobar que el cielo raso caía permanentemente desde el techo, ofreciendo grave peligro para los funcionarios y visitantes que a diario llegan a la Casa de la Cultura.

El viejo inmueble, una bella casa colonial de la ciudad y cuya construcción data de hace cerca de 200 años, perteneció al insigne patricio e intelectual cartagüeño, Luis Alfonso Delgado. Tras la muerte de este, su familia la vendió al Departamento y posteriormente el ente territorial la entregó en comodato a la ciudad de Cartago.

Desde hace varios años, las diferentes administraciones municipales han determinado que la Casa de la Cultura y la Subsecretaría del ramo funcionen allí, lo mismo que la Oficina de Infancia y Adolescencia.

Economía

La edificación le ha permitido a los últimos gobiernos locales albergar a entidades que carecen de sede propia, como es el caso presente, permitiéndoles un ahorro importante en dinero por no tener que pagar arriendos o construirles sedes.

Recientemente y ante la exigencia de desalojo por parte de la Aseguradora, prácticamente se vivió un viacrucis con la biblioteca, puesto que después de una rigurosa búsqueda de un local o casa para instalarla, no fue posible encontrarle una sede apropiada.

Tensión

Fue tal la tensión por el inminente desalojo, que las mismas directivas de la Biblioteca departamental que a nombre del gobierno seccional se apersonaron de la situación, propusieron su cierre, y mientras se encontraba una solución plantearon el traslado de un vehículo móvil desde Cali a Cartago para llevar los libros y demás materiales bibliográficos a los distintos barrios de la ciudad, y darles acceso, así, a los lectores.

En la búsqueda intensa por esa sede afloraron varias propuestas, y al parecer la Administración Municipal que preside Carlos Andrés Londoño Zabala tomará la decisión de construirle sede propia la Biblioteca "Marco Fidel Suárez" en las instalaciones que otrora ocupó la Institución Educativa "Alfonso López Pumarejo", en la calle 11 con la carrera 6.

Aunque el anuncio no se ha hecho oficial, desde ya los cartagüeños amigos del arte y la cultura coincidieron en elogiar la determinación para que, por primera vez en la historia de la ciudad, la Biblioteca Municipal cuente con su propia sede.

Solución

El Secretario de Cultura de la ciudad, Fermín Isaza, desde la notificación de desalojo se aferró a la idea de solucionar los inconvenientes que en su concepto no eran tan graves, y procedió a reemplazar los cielo rasos que eran los que habían cedido y ofrecían una amenaza grande.

Fue así como poco a poco se fueron reemplazando las partes malas de la edificación hasta recuperar un gran número de espacios para el disfrute de las diferentes actividades culturales y artísticas.

A lo anterior se suma el hecho de que lo sugerido por Isaza fue corroborado por el Secretario de Planeación Municipal, Arquitecto Antonio Ching, quien estimó que la orden de la Aseguradora Colpatria de desalojo parecía no contar con un estudio y sustento técnico. Parecía, más bien, una decisión apresurada.

Riesgos

Isaza dijo que si bien aún falta mucho para alcanzar un estado óptimo de la casa, los riesgos se minimizaron al máximo y el peligro desapareció. "Por lo tanto, las tres dependencias podremos continuar aquí como una gran familia ofreciendo lo mejor de nuestros conocimientos y experiencias para el disfrute de los cartagüeños", dijo.

"Seguiremos trabajando en procura de recuperar la casa en su totalidad, además de embellecerla y hacerla confortable y agradable para todos sus visitantes, manifestó Isaza".

Por su parte, Ching consideró como errado el concepto de la Aseguradora Colpatria, y dijo que en su parecer la cubierta del techo no ofrece ningún peligro.

Sólida

Explicó el funcionario que con excepción del cielo raso, la edificación es bastante sólida, al punto de haber soportado sin averías numerosos terremotos.

Desde el año pasado cuando comenzó el problema del desplome del cielo raso, sugerí que desmontaran esta parte de la casa para alejar el peligro, y que los reemplazaran por estructuras livianas como el pvc que no ofrecen peligro, señaló Ching.

No hay motivos

Aseguró que si esto se está haciendo, "no veo motivos para que se dé un desalojo por una orden apresurada y equivocada".

De otro lado, la directora de la Biblioteca Municipal "Marco Fidel Suárez", Rubiola Rendón, confirmó que ante las nuevas noticias suspendió las labores de empacar libros y el material bibliográfico para el traslado, y que espera pronunciamientos oficiales en tal sentido, tanto del Alcalde, Londoño Zabala, como de la Biblioteca Departamental.

Autor:
Anuncio
Anuncio