Martes, 25 de julio de 2017
Temas de hoy
  • Cultura
  • Lectura
  • Servicio de salud
  • Supersalud
  • Narcotráfico


Colombia debería celebrar el Adiós a las armas de las Farc

Publicado: Sábado, 01 de julio de 2017  |  11:09 pm
Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo

Qué bueno sería que todos los colombianos sin ningún distingo político, de raza, etnia, religión y condición celebráramos en una gran fiesta, el adiós de las armas de las Farc.

Comparte

Muy feliz me siento por el acontecimiento que está viviendo Colombia por la desaparición de la guerrilla más antigua del mundo, estigma que padecimos nosotros ante la comunidad internacional por más de 52 años. Esa guerra absurda que dejó miles de muertos, viudas, huérfanos y madres sin consuelo.

Este es el acontecimiento más importante de los últimos años y que en un país sensato, sus habitantes estarían festejando en cada uno de los rincones del territorio, lástima que en mi país no sea así, que para muchas personas sea más importante su equipo favorito y festejar mejor su último partido, viviendo este acontecimiento como una noticia cualquiera.

Es un estado cultural primitivo con el agravante de estar anestesiado, y debido a este este lapsus imperdonable en la historia, Colombia seguirá sumida en su incertidumbre.

Toda esta apatía ha sido transmitida por algunos medios de comunicación que han  inyectado a cada uno de los colombianos inmersos en este estado cultural, el odio, la apatía y la resistencia al cambio, patrocinado por personas y grupos que hacen parte como actores del conflicto, que no quieren que en Colombia se termine la violencia.

Y el problema más grande es que todas las personas que pensamos diferente, las que estamos de celebración por la entrega de las armas que jamás volverán a atentar contra algún ciudadano, los que no hemos sido permeados por ese odio mezquino, nos vemos perjudicados a tener que aceptar, por democracia, que la mayoría decida quienes son los que nos gobernarán el próximo año, pues regio sería la continuación del proceso de paz, pero muy malo si ese proceso no tenga continuidad y en el peor de los casos, que atenten contra él.

Lo importante es que la dejación de armas ya se realizó, que las Farc desaparecerán y se organizará en un nuevo partido político que tratará de conseguir a través de la democracia lo que no pudo con la guerra en muchos años; y es un hecho irreversible que tiene angustiados a los que han infundido ese odio mezquino.

El Senador Álvaro Uribe Vélez, líder del partido Centro democrático, sigue empeñado en buscar el fracaso del acuerdo de paz, que todo este proceso se reverse para su propio beneficio, que no es otro que volver a manejar el país, ahora en cuerpo ajeno, y para ello los secundan los miembros de su partido, que como antenas repetidoras, siguen al pie de la letra sus indicaciones para que el proceso de paz fracase.  

En su desespero por la pérdida de terreno en contra de la paz, están cometiendo errores, como el caso del ex candidato presidencial Oscar Iván Zuluaga de manipular una caricatura del periodista “Matador” en beneficio de su jefe y su partido, cambiando el texto original de la caricatura, pisando el campo del delito penal, toda vez que los derechos de autor son protegidos por el estado.

Bueno sería que todos los colombianos sin ningún distingo político, de raza, etnia, religión y condición celebráramos en una gran fiesta el adiós de las armas de las Farc.

Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo | CiudadRegion

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.