Lunes, 23 de julio de 2018
Temas de hoy
  • FARC
  • Política
  • Peaje de Cerritos
  • Accidente de tránsito
  • Fallecimiento


Elementos químicos… un peligro mortal

Publicado: Domingo, 14 de enero de 2018  |  10:59 pm
Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo

Hace falta que las autoridades de Cartago que tienen que ver con los desechos químicos, inicien desde ya estrategias para que estos elementos tengan una buena disposición final.

Comparte

En la semana que acaba de pasar hubo un alboroto en la carrera séptima de Cartago, por unos químicos que un irresponsable echó a uno de los sifones y casi mata varias personas. ¡Qué susto!

Ese olor penetrante del químico, me contaron, que entraba hasta la medula de los huesos, y el dolor de cabeza, las náuseas, la borrachera eran insoportables, además de un sudor frio en todo el cuerpo, eso me contó la Etelvina que le había dado a un vecino suyo que pasó por allí… ¡horrible!

Con esto nos dimos cuenta que no somos nada y que de un momento a otro podemos estirar la pata, no porque un sicario dispare o una moto o carro lo atropelle a una, sino porque un irresponsable como el que echó esta sustancia en ese sifón, nos puede matar con armas químicas… ¡Qué miedo!

Pero ya han investigado qué era ese químico y quién la tiró al sifón…? De pronto de que era la sustancia si porque me imagino que se llevaron algunas muestras para analizarlas, pero que las autoridades sepan quien fue, eso sí lo dudo. A lo mejor es un empleado de alguno de los almacenes que se encuentran cerca y que utiliza sustancias para mezclas, como pinturas, digo, pero aclaro que no lo estoy afirmando, por eso si sería bueno que investigaran porque este es un hecho muy grave. ¡Qué irresponsabilidad!

Hace falta que las autoridades de Cartago que tienen que ver con los desechos químicos, inicien desde ya estrategias para que estos elementos tengan una buena disposición final, y que por ignorancia, que es posible que fue lo que pasó en este caso, se cause una tragedia de grandes proporciones. ¡Jesús credo!

Ahí le queda ese dedo en la uña a la Fiscalía, a la CVC, a la Alcaldía y las autoridades, para que le pongan coto a esto y que nunca jamás se repita. Con seguridad un bebé de brazos no aguanta eso, o un viejito o una viejita, que como yo, ya no tengo esas defensas y bríos como cuando estaba polla y cuando los muchachos me miraban a través de las matas de caña, o cuando me le tiraba en plancha a algún guapérrimo que me gustaba, ya no porque la herramienta ya se me cayó.  ¡Qué tristeza!

Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio