Sábado, 18 de noviembre de 2017
Temas de hoy
  • Bomberos
  • Aeropuerto Santa Ana
  • Catastro
  • Seguridad alimentaria
  • Cartagüeña de Aseo Total


Que se conozca la verdad y que los culpables sean castigados…

Publicado: Domingo, 27 de agosto de 2017  |  9:07 pm
Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo

Tenemos los seguimientos judiciales al periodo de gobierno 2008-2011 y en lo que va del 2016-2019, pero nada se dice del periodo 2012-2015 en donde al parecer hubo irregularidades.

Comparte

En estas últimas semanas se ha hablado mucho de Cartago por la actividad judicial que se ha desplegado al interior de la Alcaldía de  esta ciudad, con ocasión de las investigaciones que la Fiscalía realiza en el campo de la contratación.

Como referente tenemos los seguimientos judiciales al periodo de gobierno 2008-2011 y en lo que va del 2016-2019, pero nada se dice del periodo 2012-2015 en donde al parecer hubo irregularidades de acuerdo a los informes de la Contraloría departamental. La comunidad necesita tener conocimiento de los resultados de las investigaciones, no solo de dos periodos, sino de todos.

Lo que se necesita ahora es conocer la verdad sobre la irregularidad de los contratos que se encuentran en investigación, para que luego la justicia actúe como debe ser, y que los responsables, sean quienes sean, paguen por sus errores.

Los investigadores del CTI no solo tienen los ojos puestos en la administración pública de Cartago, sino de Pereira, en este caso los capturados fueron periodistas, gremio que yo recuerde, nunca ha tenido problemas judiciales.

A varios de los periodistas los capturaron en pleno noticiero y de allí los llevaron hacia el lugar temporal de detención mientras esperaban la audiencia de imputación. No pretendo disculpar a los periodistas por haber cometido, presuntamente, el ilícito porque si resultan vencidos en el juicio, quedarán irremediablemente en prisión, y no podría bajo ninguna circunstancia justificar un delito ya probado.

Pero es que la mayoría de los periodistas en este país se encuentran relegados, son mal pagos y carecen de la seguridad social. Es una descompensación impresionante, mientras que los llamados “periodistas cacaos” como Darío Arismendi, Julio Sánchez Cristo, entre otros, para no identificar otros, reciben una millonada mensual, el 98% de los periodistas colombianos viven de las migajas, muy pocos ganan un poquito más del salario mínimo mensual y la gran mayoría viven de cupos publicitarios que no les alcanza ni para comer.

Entonces las propuestas ilícitas de funcionarios corruptos abundan y permean también al periodista, que en este caso, al parecer, vieron una oportunidad de ganarse unos pesos de más.

En los dos casos, de Cartago y Pereira, se espera la verdad en estos procesos penales y que la justicia sea la que reine, así se tenga que ir a la cárcel, el que sea, para que  reciba el castigo que merece.

Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo | CiudadRegion.com

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio