Sábado, 21 de octubre de 2017
Temas de hoy
  • Universidad del Valle
  • Agua potable
  • Emprendimiento
  • Política
  • SENA


Que se sepa qué tipo de sangre tenía Jesús, ahora que se puede recoger la muestra en El Dovio

Publicado: Domingo, 28 de mayo de 2017  |  11:02 am
Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo

Se debe llevar una muestra de la “sangre” del resucitado a un laboratorio para determinar qué RH es, pues sin entrar en broma, saber el tipo de sangre de Jesús.

Comparte

Toda esta semana se ha comentado en las redes sociales el hecho acontecido en el municipio de El Dovio, en donde de una estatua del “Resucitado” salía “sangre” y que estaba pegada a lo largo de ella.

Dice el párroco de la iglesia que cuando fueron a guardar la estatua, se dieron cuenta que le habían salido dos rayas rojas y que parecía sangre ya seca, asegurando a los medios de comunicación y las redes sociales, que este era un evento extraordinario y que era Cristo que daba el mensaje que estaba vivo, entonces empezó el peregrinaje de la gente hacia la iglesia para visitar al Resucitado del cual emanaba sangre, terminando en una romería de los habitantes de la región.

Quiero aclarar que yo no puedo decir que este fenómeno sea verdadero o falso, pero si sería bueno que se hiciera una investigación, por ejemplo llevar una muestra de la “sangre” a un laboratorio para determinar qué RH es, pues sin entrar en broma saber el tipo de sangre de Jesús, lo que sería un acontecimiento mundial.

Colombia es un país de apariciones, a cada rato ven la Virgen plasmada en cualquier objeto y allí inmediatamente prenden veladoras y empiezan las romerías. Se recuerda hace muchos años a la Niña de Piendamó, que la gente de todo el país viajaba a ese municipio en el Cauca para que la niña le entregara un agua bendita que servía de curación a todo tipo de enfermedades. Por ello Piendamó, Cauca, tuvo su gran bonanza económica en su comercio y los rebuscadores de la época, a costillas del fanatismo de la gente.

Hace muchos años recuerdo, que había un muchacho que se arrastraba por el suelo porque no podía caminar, lo llevaron a Piendamó y a los pocos meses ya andaba con muletas, feliz de la vida contándole a todos su testimonio y su fe en la Niña de Piendamó.

Esta es Colombia, en donde la gran mayoría de sus habitantes buscan a que aferrarse espiritualmente como consecuencia de todos los males que los aquejan, como son: la pobreza económica, las enfermedades, las pocas oportunidades y la pobreza extrema  que no es otra que la ignorancia.

Por ello, antes de avalar y darle credibilidad a estos acontecimientos, la Iglesia debe investigar estos “fenómenos” científicamente para no crear falsas expectativas entre sus fieles y no sean engañados. 

Domitila de los Ángeles de la Misericordia Rivera Jaramillo | CiudadRegion

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio