Sábado, 10 de diciembre de 2016
Temas de hoy
  • Periodismo
  • Quemados por pólvora
  • Secuestro
  • Infancia y adolescencia
  • Abuso sexual


¿Agoniza la cuenca del río de la vieja?

Publicado: Lunes, 14 de noviembre de 2016  |  10:02 am
Carlos Alberto Bermúdez Cardona

No perdamos de vista la siguiente pregunta ¿Qué han propuesto, los Risaraldenses, para mitigar el enorme daño ecológico que desde hace décadas le causan, cada segundo, a las aguas del Rio de la Vieja a través del Rio Consota? ¿Existe algún tipo de indemnización o cooperación?

Comparte

Nuestro tutelar Río de La Vieja nace en el Departamento del Quindío, se forma en el Valle de Maravélez, (La Tebaida) donde confluyen los ríos Quindío, verde y barragán integrándose finalmente en uno solo; las aguas del río tienen una extensión aproximada de 102 kilómetros de los cuales el 69% hace su recorrido inicial en tierras de ese departamento; el 10% en Risaralda y el restante 21% en la subregión del Norte del Valle del Cauca, terminan do su recorrido desembocando en el Rio Cauca muy cerca del casco urbano en la ciudad de Cartago en el Norte del Valle.

Primera conclusión: los departamentos de Quindío y Risaralda son los que - por extensión territorial, área industrial, población urbana y rural - más lo contaminan (con un 79% de participación); y tal parece, e independiente de los planes de acción de las tres autoridades ambientales CVC, CRQ y la CARDER que lo regulan,  nunca se han llevado a la practica (obras de mitigación y de infraestructura física)  menos un acuerdo de cooperación entre esos tres (3) entes territoriales para el manejo planificado de la cuenca; o mejor gestionar a nivel central la aprobación de un Documento COMPES que garantice los recursos para adelantar obras; en todos los casos para ser ejecutado desde el ministerio.

Primera pregunta: ¿Dónde están, y que han hecho al respecto, los actuales congresistas de la ciudad?... No cabe la menor duda que, la mayoría, pernocta en Bogotá “afinando” planes, programas y proyectos, muchas veces haciendo lobby para tal vez ser “negociados” en otras regiones.

Durante su recorrido el río tiene seis puertos así: El Alambrado, San Pablo, Samaria, Puerto Alejandría, Piedras de Moler y Cartago, la cuenca como tal tiene una extensión de 2.880.14 Km2, y un poco más de 1.500.000 habitantes; de los que hacen parte 21 municipios y existen, para bien o para nada, tres (3) autoridades ambientales que por competencia deberían conservarla a saber: La Corporación Autónoma Regional del Quindío (CRQ); la Corporación Autónoma Regional del Risaralda  (CARDER) y La Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca (CVC).

Valdría la pena revisar, en los informes de gestión durante los últimos diez (10), que inversiones en infraestructura han realizado en la subregión del Norte del Valle.

Segunda conclusión: a pesar de estar reglamentadas a través de resoluciones, acuerdos, ordenanzas, decretos y leyes, hoy solo por mencionar el decreto ley 2811 de 1974 o código nacional de recursos naturales, Ley 99 de 1993 o ley de medio ambiente y las posteriores que la reglamentan; ley 388 de 1997 o de ordenamiento territorial y decreto 1604 y 1729 de 2002 sobre el manejo cuencas hidrográficas.

Entonces queda claro la poca inversión registrada de las mencionadas corporaciones; la cual  es destinada a costosos estudios, cartillas, videos, libros y conferencias pero nada sustancial han hecho para recuperar dicha cuenca.

Tercera conclusión: son las principales amenazas, aparte de la absoluta negligencia de la clase política regional, el crecimiento geométrico de la población, las actividades productivas: como la industria, la agricultura, turismo (hoteles y parques ecológicos), minería legal e ilegal, elementos farmacéuticos, pesca y ganadería intensiva con sus conocidos y letales efectos colaterales sobre el rio y en general sobre el medioambiente en dicha cuenca.

Aparte de las micro cuencas que impactan la, ya mencionada, cuenca hidrográfica del rio la vieja como lo son: el rio Consota, Barbas, Quindío, Pijao, Barragán y las aguas residuales de la misma Vieja, que, todas, vierten diariamente millones de litros de residuos líquidos: Industriales, químicos  (Alcalinos, tóxicos y coloreantes entre otros); Aguas residuales domesticas (desechos orgánicos, grasas, detergentes, hidrocarburos, plomo, mercurio, sales y ácidos entre otros); aguas residuales agrícolas (Pesticidas, fertilizantes, residuos orgánicos de humanos, animales y plantas entre otros); y aguas lluvias que arrastran todo tipo de desechos (cadáveres y escombros principalmente).

Los científicos, administradores y operarios de las redes de alcantarillado (aguas servidas al rio sin tratar) tienen muy claro que toda esa “fina colada” produce microorganismos y algas que al descomponerse sirven de alimento para las bacterias, éstas a su vez compiten y consumen el oxígeno del agua llevando lentamente el río a la muerte y a todos los seres vivos que hacen ecosistema en él.

Cuarta conclusión: el hecho que veamos el río correr bajo los puentes o a la rivera, de nuestra ciudad, no significa que esté vivo, la realidad es que está casi muerto y eso hay que explicárselo a nuestros hijos en especial a los niños, para que empiecen a tomar conciencia de su responsabilidad frente al manejo respetuoso del entorno ecológico.

A lo anterior hay que sumarle el deterioro de la cuenca hidrográfica, lentamente desaparecen los espejos de agua, las quebradas, los riachuelos y  los ríos con consecuencias inevitables como la degradación del suelo; máxime cuando éste es expuesto a la explotación intensiva y extensiva en actividades industriales, pastoriles, agrícolas y mineras.

Más grave aún, las autoridades ambientales, a pesar de contar con los recursos financieros recibidos a través de la sobretasa ambiental; no hacen prácticamente nada por la conservación y preservación del  medio ambiente; mientras los saldos en caja y bancos en las tesorerías de esas Corporaciones reportan al final de cada vigencia fiscal, miles de millones de pesos ociosos (cero inversión bruta de capital) y rentando a la mejor tasa de interés en el mercado financiero.

A riesgo de equivocarme tal vez el último documento importante, elaborado al respecto, por allá en la vigencia fiscal 2008 llamado “Plan de Ordenación y Manejo de la Cuenca Hidrográfica del Río La Vieja” irónicamente subtitulado como: “El rejuvenecer de la vieja” igual, sin mayor trascendencia y aplicabilidad desde lo ambiental.

Sigamos recordando, en ese mismo año y en un escenario político diferente, el entonces Ministro de Ambiente, Vivienda y Desarrollo Territorial  Juan Lozano Ramírez, junto a la Corporación Autónoma Regional del Quindío y las autoridades regionales ambientales (Carder, CVC y representantes del Sistema de Parques Nacionales Naturales) firmaron en Armenia, un convenio en el que se comprometían a cuidar, preservar y conservar los ecosistemas que hacen parte de la cuenca hidrográfica del Rio de la Vieja. ¿Populismo ambiental?

En su momento el ministro manifestó: "Este convenio se convierte en un instrumento de superior jerarquía a la hora de definir usos del suelo, actividades de recuperación del control ambiental y del control de actividad de las industrias en los distintos sectores productivos, en las distintas etapas, en los distintos municipios que hacen parte de la cuenca".

La segunda pregunta de hoy es: ¿Qué se ha hecho por el ecosistema de la cuenca hidrográfica del Rio de la Vieja? Fueron solo actos protocolarios, propagandísticos y politiqueros, o ¿será se ha venido trabajando en este tema?

Posteriormente el 25 de Julio de ese mismo año, la misma Corporación Autónoma Regional del Quindío – CRQ, y basada en estudios técnicos, “Prohibía”, la advertencia era la siguiente: “…Es peligroso tener contacto con el agua del Río la Vieja, porque está altamente contaminada…” el funcionario Martínez, de ese entonces, de la CRQ, igualmente afirmó: “…Son varias las quebradas que desembocan en el Río de La Vieja y la mayoría de ellas, vienen contaminadas con los residuos y aguas negras de las poblaciones rivereñas, por eso, no es adecuado el contacto con los humanos…” Ojo con eso…

Corría el segundo semestre de 2008 y para los expertos ambientalistas, sus aguas se encontraban en estado muy crítico; La primera conclusión (de ellos) las principales amenazas comienzan al paso del río, de la vieja, por el Departamento del Quindío, donde nace e irónicamente doce de sus municipios, incluida su capital Armenia, depositan en él la totalidad de sus desechos y aguas negras, convirtiéndose en el primer colapso de La Vieja.

Luego la zona industrial del Risaralda, descarga sus aguas a la también moribunda quebrada Consota, por este afluente baja más del 90 por ciento de las aguas negras que produce Pereira-Dosquebradas, durante el tramo igual se nota la presencia de actividades orientadas a la extracción de material de rio, piedra y arena, dichas aguas llegan luego hasta la bocatoma del acueducto de Cartago, ubicada un kilómetro antes de la zona urbana.

No perdamos de vista la siguiente pregunta ¿Qué han propuesto, los Risaraldenses,  para mitigar el enorme daño ecológico que desde hace décadas  le causan, cada segundo, a las aguas del Rio de la Vieja a través del Rio Consota? ¿Existe algún tipo de indemnización o cooperación?

Basta recordar que en la ciudad de Cartago en el Norte del Valle intervienen los areneros con su trabajo, familias que viven de esa actividad de extracción de material de rio; actividad desarrollada principalmente en barrios como: La Arenera, La Platanera y La Playa; finalmente y a falta de una escombrera el río recibe descargas de desechos de construcción (el rio, hace las veces de Escombrera Municipal) con los cuales y de manera rudimentaria, tal parece,  se pretende improvisar un muro de contención para evitar inundaciones en temporada de invierno.

Detrás de esos escombros llegan toneladas de basura que debilitan aún más el trayecto del río y finalmente se inicia y se declara el estado comatoso de La Vieja, producido por el vertimiento de aguas y químicos; más las actividades desarrolladas por  la operación de empresas industriales.

A su paso por Cartago, la ciudad se convierte en su último verdugo. En el colector de la calle diez, subiendo al parque de La Isleta, nosotros vertimos a La Vieja el 80 por ciento de las aguas residuales que se producen, luego el zanjón lavapatas, que a su vez recibe el resto de las aguas negras de Cartago, seis kilómetros más abajo el Rio de la Vieja entrega lo poco que le queda de vida al también desahuciado Río Cauca.

Resumiendo todas estas actividades antes mencionadas, más el incremento en la descarga de sedimentos y nutrientes, resultado de la actividad cafetera en la cuenca, las heces y descargas de orina humana y animal, más el uso, sin la regulación del impacto ambiental por el uso de piscinas y quebradas, la deforestación, la expansión de la agricultura en especial la caña de azúcar y el uso extensivo e intensivo de los pastos dedicados a la ganadería, sin proteger quebradas y riachuelos de la zona, todas esas actividades productivas están presionando aún más la problemática ambiental sobre el Rio de la Vieja, la pregunta es ¿Dónde están las autoridades ambientales para controlar esta situación?

Ya conocemos los principales factores que amenazan la vida en la Cuenca del Rio de la Vieja, el objetivo de este artículo no es otro que resaltar la importancia del ecosistema,  de la vida no solo acuática sino en las microcuencas, plantas y animales, y en general en el equilibrio ambiental que la misma naturaleza intenta corregir sin la ayuda del hombre o de la tecnología que disponga para corregir o mejor para convertir en agua potable algo que no tiene vida.

La estadísticas demuestran que más de 100 acueductos se surten de las aguas de la Cuenca de este Rio de la Vieja, para el caso de nuestro municipio algunos ya dudan de la potabilidad del agua que consumimos (en lo personal creo que cada día sale costosa procesarla y a futuro alguna contraindicación para la salud tendrá, derivado del uso de tantos químicos); pero ésta no debe de ser razón para ignorar, que como fuente de vida natural el Rio la Vieja está agonizando.

Entendamos, como sociedad civil,  que el panorama cada vez es más crítico; ahora viene la temporada de lluvias; pero no perdamos de vista el recalentamiento global, la desaparición de los páramos que son solo una parte de la cadena de errores que la humanidad viene cometiendo durante los últimos 100 años.

Finalmente este es un urgente llamado a la dirigencia de Cartago y el Norte del Valle, Risaralda y Quindío, ya que deben de entender y como se menciono al comienzo de esta nota, las actividades productivas tienen un impacto nefasto en los ecosistemas de la Cuenca del Rio de la Vieja; no olvidemos los Cartagüeños que todo lo que se haga o se deje de hacer desde el nacimiento del Rio la Vieja en la Tebaida hasta la desembocadura en el Rio Cauca tiene un impacto directo en la salud de todos nosotros y de nuestra ciudad; en todos los casos, tal parece, estamos “Atollados”… Con el agua lejos y las uñas largas. Amanecerá y veremos.

Carlos Alberto Bermúdez Cardona

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio