Jueves, 25 de mayo de 2017
Temas de hoy
  • Cerrito
  • Desbordamiento de ríos
  • Educación
  • Combustible
  • Estación de Servicio


Asuntos varios

Publicado: Domingo, 07 de mayo de 2017  |  9:57 am
John Elvis Vera Suárez

Pero mientras se nos invita a la reconciliación, los presidentes del Congreso Nacional, cierran sus puertas para un evento por la paz.

Comparte

Día tras día, las noticias en Colombia, nos reiteran una realidad que nos muestra que poco optimistas debemos ser con respecto al inmediato futuro.

PRIMERO: El país ha entrado en una nueva faceta de su historia. La etapa de posconflicto como resultado de los Acuerdos de Paz entre el gobierno y la insurgencia de las Farc, además del diálogo en proceso con el Eln. 

Pero mientras se nos invita a la reconciliación, los presidentes del Congreso Nacional, cierran sus puertas para un evento por la paz. Los señores deseosos de volver a los días de la guerra deben de estar agradecidos con esos aliados, tan ladrones como bufones. 

SEGUNDO: Se presenta una reforma electoral y los intereses y prácticas politiqueras de la mayor parte de congresistas colocan todas las zancadillas posibles para desvirtuar su objetivo de volver más transparente e incluyente el ejercicio electoral. 

TERCERO: Al menos 156 líderes sociales y defensores de derechos humanos, han sido asesinados en los últimos 14 meses. Es la continuación del exterminio de quienes luchan por la construcción de una nueva sociedad, de quienes se oponen a la injusticia y desigualdad. Si esto no se para no podrá haber verdadera paz. 

CUARTO: Año tras año. Década tras década. Son miles de miles de millones de pesos, lo que le roban al pueblo colombiano desde las altas esferas. La llamada delincuencia de cuello blanco, se fue tomando el erario público para su propio enriquecimiento y el de su más cercano entorno socio-político. 

Inescrupulosos administradores de lo público en confabulación con sectores privados, han saqueado al país mientras la impunidad campea a todo lo ancho. El contralor nacional habla de hasta 50 billones de pesos al año, perdidos por la corrupción. 

Estos son algunos de los casos de dineros robados: El Guavio (15.000 millones), Foncolpuertos (2,5 billones), Dirección Nacional de Estupefacientes (30.000 millones), Interbolsa (300.000 millones), Carrusel de la Contratación en Bogotá (2,2 billones), Saludcoop (1,4 billones), Fidupetrol (500 millones), Instalaciones deportivas para los Juegos Nacionales en Ibagué (154.000 millones), Odebrecht (11,5 millones de dólares), Reficar (6 mil millones de dólares). 

La lista puede ser interminable. ¿Cuánto se habrá perdido ya en la doble calzada Cajamarca-Calarcá y túneles de La Línea? 

QUINTO: Al menos un 1.080.000 de los niños/as colombianos/as trabajaban en el 2016. El trabajo informal en el comercio, hoteles y restaurantes, llega al 65,8%. De los 22 millones de trabajadores en el país, solo 7.8 millones hacen parte del sistema de seguridad social y a la vez solo el 4,4% están sindicalizados. Rematando con 2.5 millones de desempleados/as. 

Otros tantos asuntos que se nos quedan en el tintero, nos traería aún más pesimismo. Maltrato infantil, feminicidio, presos políticos, migración forzada, inseguridad y violencia urbana, crisis hospitalaria, educación de mala calidad, discriminación racial, etc.

Mucho por hacer, mucho por corregir como pueblo, como nación, como Estado. Se da un par de pasos hacia adelante pero por igual se dan varios hacia atrás.  

John Elvis Vera Suárez | Crónica del Quindío

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.