Miércoles, 23 de mayo de 2018
Temas de hoy
  • Denuncias
  • Invierno
  • Temporada de lluvias
  • Jornada de vacunación
  • Homicidio


El bello equipo de trabajo de Iván Duque

Publicado: Domingo, 06 de mayo de 2018  |  9:30 am
Ariel Fernando Ávila Martínez

En esta campaña presidencial nada extraña, alianzas de todo tipo, discursos y prácticas contradictorias y hasta negociaciones secretas entre políticos se han comenzado a saber.

Comparte

Obviamente el mejor ejemplo es el de Vargas Lleras, quien logró quitarle a Duque parte de los ñoños, además se llevó una veintena de políticos cuestionados de todo tipo de partidos y le arrebató un sector de los conservadores. Pero la campaña de Duque en la última semana ha mostrado un comportamiento similar a la de Vargas. Se darán cuatro ejemplos.

El primero tiene que ver con Luis Alfredo Ramos, quien es el actual jefe de debate de la campaña de Iván Duque. El señor Ramos tiene ponencia positiva de sentencia condenatoria por relaciones con grupos paramilitares en la Corte Suprema de Justicia, situación que fue filtrada a los medios de comunicación hace un par de semanas. A pesar de ello, el uribismo lo sigue manteniendo en el cargo de jefe de debate, como si nada. Haciendo la investigación sobre esta alianza, en Antioquia y Medellín, se supo que la negociación fue la siguiente: Germán Vargas Lleras le ofreció alianza a Luis Alfredo Ramos, algunas fuentes indican que incluso le ofreció la vicepresidencia de la república. El uribismo ante esta situación le ofreció la jefatura de debate, y además le garantizó que el hijo de Luis Alfredo Ramos, es decir, Alfredo Ramos junior, sería el seguro candidato a la Alcaldía de Medellín. Con esa propuesta, el uribismo logró sacarle a Vargas Lleras un sector importante del Partido Conservador en Antioquia.

El segundo ejemplo es un trino de Marta Lucía Ramírez, en él, como se ve en la siguiente foto, se observa cómo, muy orgullosamente, la candidata vicepresidencial manifiesta que José David Name está promoviendo en el Partido de la U la libertad de voto, para así lograr adherirse a Duque. Los Name son una vieja clase política clientelista de la costa Caribe, la cual cayó en desgracia por unos años, a costa del crecimiento de Gerlein y los Char. Ahora está intentando revivir su poder a punta de ser un comodín o partido de gobierno. En los últimos años ha vivido de  negociar mermelada. Lo complicado de todo esto es que en el discurso, la campaña de Duque, dice ser la alternativa contra la corrupción y la fórmula para crear una nueva Colombia, y seguramente piensa que lo va a hacer con los mismos corruptos de siempre.

El tercer ejemplo es el apoyo que recibe Duque en el departamento de La Guajira. Allí la estructura de Kiko Gómez está en campaña por Duque. No debe olvidarse que Gómez fue gobernador de La Guajira y durante su administración decenas de niños murieron de hambre y sed y miles de millones se perdieron en corrupción. Además a este exgobernador se le condenó por múltiples homicidios y está siendo investigado por otros tantos. Por si fuera poco se le acusa de tener relaciones con el criminal Marcos Figueroa quien además habría financiado su campaña. Seguramente Duque y Marta Lucía harán de Colombia un mejor país con estos aliados y seguramente garantizarán que La Guajira salga del círculo de corrupción y violencia en la que se encuentran.

A todo lo anterior se le suma un cuarto ejemplo. Uno de los primeros políticos en alianza con Duque fue José Obdulio Gaviria, el senador del CD, que ha sido uno de los principales alfiles de batalla del uribismo. Leyendo la primera edición de un libro del Osito o Roberto Escobar Gaviria, el hermano de Pablo Escobar, el jefe del Cartel de Medellín, se lee la siguiente perla: “Oiste José Obdulio cuando subías  a La Catedral que mi hermano te diera plata, ahí si eras primo, pero ya no… él solía visitarnos en La Catedral y Pablo le regalaba 10 o 15 millones de pesos”. El osito se quejaba de que José Obdulio iba a la cárcel en el marco de negociaciones de paz con el ELN y negó la familiaridad con Roberto Escobar. Así que el Osito decidió gritar la frase inicial de la cita.

Sí señores, esos que dicen que Duque nos salva del precipicio… pues miren cómo lo hará…. Qué susto.

Ariel Fernando Ávila Martínez | Revista Semana

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.