Domingo, 19 de noviembre de 2017
Temas de hoy
  • Aeropuerto Santa Ana
  • Peaje de Cerritos
  • Bomberos
  • Catastro
  • Seguridad alimentaria


Coscorrón radical

Publicado: Domingo, 19 de marzo de 2017  |  12:20 am
Émerson Castaño González

James Padilla García, Gerente de Empresas Públicas del Quindío (EPQ), sin consultarle al sindicato de trabajadores, modificó las condiciones de admisión.

Comparte

El mundo para ellos se les volvió estrecho. De tres miembros de la familia, solo a uno se le permitió hacer uso del derecho de silla. Lo más justo es que cada uno tuviese la suya. Pero la regla de la empresa solo permitía que se privilegiara a uno. Uno de los excluidos, se le ocurrió la idea de suprimir la única butaca que había en el interior de la morada de agua con el fin de que todos quedaran en condiciones de “igualdad”. El otro dijo que esa no era la solución para lograr equilibrio y, que  lo más recto, sería derogar la ley de la exclusividad. Luego, pensaron en un cambio radical, es decir, que cada cual hiciera uso de la fuerza para adquirir las sillas que les dé la gana.

Optaron por enviar al carajo la norma coactiva, e incluso, de manera arbitraria, lo realizaron sin la previa consulta y autorización de la junta directiva de la empresa. Fue un coscorrón radical a la norma. Como los que suele dar su patrón. 

A uno de ellos se le vio llevar debajo del brazo, como carta de triunfo, la Resolución No 240 (de febrero 15 de 2016), que permite ampliar los puestos de la empresa sin ninguna restricción. James Padilla García, Gerente de Empresas Públicas del Quindío (EPQ), sin consultarle al sindicato de trabajadores, modificó las condiciones de admisión, (artículo 3 del reglamento interno de EPQ) y, a través de la anterior resolución, ya les dan cabida en la empresa a familiares de empleados.

Un acto clientelista sin escrúpulos en nombre de su partido. 

Requisito eliminado: “no tener parientes trabajando en la empresa, hasta un cuarto grado de consanguinidad o segundo de afinidad, salvo las excepciones de ley”. Eliminado este punto, se le amplia las sillas a la familia Hurtado y Pareja. Y, así hagan todas las maniobras siniestras, el senado de la patrona está en cuidados intensivos. Les sugiero, de los medicamentos de los pobres que repartieron en la campaña de Sandra Gómez, guarden algunos para el dolor de cabeza ¡Ratas! 

​Adenda: el 13 de marzo me presenté en la procuraduría para declarar que utilizaron mi nombre para instaurar una queja contra el exconcejal de Armenia, Néstor Fabián Herrera. Dije, que no fui yo. Y quien lo haya hecho, no sea cobarde, dé la cara. 

Émerson Castaño González | Crónica del Quindío

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.