Sábado, 22 de septiembre de 2018
Temas de hoy
  • Personeros
  • Amenazas
  • Corrupción
  • Subsidio
  • Intervención ambiental


Cucarachones

Publicado: Domingo, 04 de marzo de 2018  |  12:36 am
Alejandro Samper

Al escuchar que el corrupto exsenador Bernardo Miguel ‘el Ñoño’ Elías tendría una rebaja en su condena y que solo pagaría seis años y ocho meses de prisión, recordé a un amigo que me decía que, en caso de verse envuelto en un lío judicial, no buscaría la asesoría legal de un prestigioso abogado ...

Comparte

Al escuchar que el corrupto exsenador Bernardo Miguel ‘el Ñoño’ Elías tendría una rebaja en su condena y que solo pagaría seis años y ocho meses de prisión, recordé a un amigo que me decía que, en caso de verse envuelto en un lío judicial, no buscaría la asesoría legal de un prestigioso abogado. “Buscaría a uno de esos que se la pasan rondando los juzgados, tomando tinto con las secretarias de los jueces y con la corbata manchada de sopa”.

Alegaba que un Abelardo de la Espriella, por ejemplo, es experto en dilatar procesos “porque es como las putas, cobra por hora”. Le interesa más figurar en las revistas del jet-set que en caminar por los juzgados con una carpeta y el código penal bajo el brazo. Sin embargo, los “cucarachones de tribunal”, como los llamó el grupo argentino Los abuelos de la nada, son los que saben qué clavijas apretar, qué influencias mover, qué favores hacer.

Esos son los que logran que la Corte Suprema de Justicia no hagan del ‘Ñoño’ Elías un ejemplo sobre cómo se debe castigar la corrupción. Son los que saben cómo lograr rebajas de más del 30% de una condena por los delitos de cohecho y tráfico de influencias.

‘El Ñoño’ Elías es el ejemplo de que la justicia no está en manos de los jueces sino de unos fiscales truchos. Las leyes y códigos están en poder de abogados que pactan con la contraparte para que sus clientes no sean castigados como debe ser. Para evitar que vayan a la cárcel por poco tiempo y se puedan quedar con la plata que robaron sin indemnizar a las víctimas. Los jueces solo están ahí para servir de notarios de que el trato se hizo.

Estos “cucarachones” son los que sacan a Enilce ‘la Gata’ López de la cárcel para enviarla a prisión domiciliaria a pesar de tener una condena de 27 años por homicidio. Son los que favorecen al parapolítico Hugo Aguilar para que no repare a sus víctimas, pero pueda pasearse por Bucaramanga en un Porsche; o que no esté encerrado mientras se le investiga por los cargos de enriquecimiento ilícito, lavado de activos y colaboración con paramilitares.

Debe haber mucho “cucarachón” rondando los tribunales bumangueses para que este expolicía transformado en poderoso cacique político siga libre en época electoral cuando su hijo, Richard Aguilar, está en campaña para llegar al Congreso. Ya sabemos por qué Los abuelos de la nada también se refieren a estos abogados y tinterillos como “ratas ventajosas”.

Flaco favor el que le hacen al país estos abogados y fiscales que no buscan justicia sino beneficios. Y ya es hora de que los jueces dejen de ser unos monigotes ante los representantes de estos políticos y empresarios corruptos. La mano blanda ante estos hechos desmoraliza a la gente y fortalece a los pillos que ven cómo sus delitos no se castigan. ‘El Ñoño’ Elías saldrá de prisión y gozará de los miles de millones de pesos que recibió en coimas.

Además, el poder que su familia tiene en Sahagún (Córdoba) permitirá que su hermano, Julio Elías, llegue al Congreso en las próximas elecciones. Sí, un probable caso de política en cuerpo ajeno. De dinastías electorales. Porque la ambición de esos barones políticos regionales es bien difícil de controlar y erradicar… como las cucarachas.

* * *
Aunque la mayoría de veces estamos en esquinas opuestas, comparto lo escrito ayer por Jorge Enrique Pava (@titepava) en este espacio. Un tatequieto a esos barones electorales con agendas ocultas y ponerle la lupa al financiamiento de sus campañas y colaboradores. Caldas y Manizales merecen algo mejor que estos personajes.

Alejandro Samper | Diario La Patria

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio