Lunes, 26 de junio de 2017
Temas de hoy
  • Violencia intrafamiliar
  • Maltrato infantil
  • Adultos mayores
  • Ancianato
  • Santa Ana


Enanismo mental

Publicado: Domingo, 04 de junio de 2017  |  10:19 am
Alejandro Samper

El engaño, la mentira y la calumnia han sido usadas desde tiempos inmemoriables como herramienta política. Desde Clístenes de Atenas, considerado el padre de la democracia, hasta Donald Trump, quien llegó a la Casa Blanca prometiendo imposibles.

Comparte

Hace un par de años Actualidad Panamericana, el portal de internet de noticias falsas de carácter cómico, publicó una historia de que la Fiscalía había cerrado un criadero de enanos que funcionaba en Espinal (Tolima). El lugar, supuestamente, funcionaba con el fin de suplir la demanda de personas pequeñas en circos, espectáculos taurinos e incluso Hollywood.

El cuento estaba bien echado. Escrito a modo de nota periodística, con fuentes y todo. Incluso había un video y la foto del enano padrón, encargado de embarazar a mujeres con acondroplasia y así diseminar su “semillita". La historia la pueden ver en el siguiente enlace: http://bit.ly/1cUQ6qp.

A pesar de que evidentemente era una farsa, hubo medios que en el 2014 creyeron que esto era real y divulgaron la historia. ¡Y por qué no creer que era cierto! En Colombia pasan cosas tan rocambolescas que un criadero de enanos es muy factible.

Hoy en día las noticias falsas continúan su carrera en redes sociales, periódicos y noticieros. El pasado jueves, por ejemplo, se “filtró” que “una fuente cercana” al Consejo de Estado dijo que ya se había tomado la decisión de destituir e inhabilitar para ocupar cargos públicos en los próximos 15 años al exministro Fernando Londoño Hoyos. Que había sido una “votación mayoritaria” al encontrarlo culpable de tráfico de influencias. Sin embargo, por mucho que desee que a este siniestro personaje lo sancionen de por vida y que agreguen un bozal en el castigo, la información resultó siendo una mentira. Al igual que el cuento de los enanos, varios medios lo publicaron.

A Esteban Santos, hijo del presidente Juan Manuel Santos, también le inventaron historias en las últimas semanas y las regaron por las redes sociales. De él dijeron que había golpeado brutalmente a su novia, que lo habían arrestado en Argentina por posesión de marihuana, de causar un accidente automovilístico, entre otras cosas. Cosas absurdas, pero que mucha gente cree.

El engaño, la mentira y la calumnia han sido usadas desde tiempos inmemoriables como herramienta política. Desde Clístenes de Atenas, considerado el padre de la democracia, hasta Donald Trump, quien llegó a la Casa Blanca prometiendo imposibles (como un muro en la frontera con México).

En Colombia ya sabemos que las campañas de los políticos están llenas de embustes y promesas que no se cumplen (que el metro, que las autopistas, que los túneles, que la vía al mar, que la paz…). También hacen carrera situaciones como los falsos positivos, que no fue más que las mentiras del gobierno y el Ejército para matar gente y hacerla pasar por subversivos, con el fin de dar la sensación irreal de que la guerra se estaba ganando.

La mentira también se usó para que la gente saliera a votar “berraca” en contra del plebiscito por la paz con las Farc. Una negociación que hoy tambalea en su transitar por el Congreso.

Las falsas informaciones no se detendrán, por lo que hay que aguzar el oído y afinar el olfato. Se vienen épocas electorales y a los candidatos les gustan los votantes crédulos. Detrás de lo de Londoño Hoyos y el hijo del presidente hay alguien que se beneficia. Estas historias engañosas, que se propagan por las redes sociales y armadas para dar la sensación de “veracidad”, contribuyen a hacer del país una farsa y un criadero de enanos mentales.

Alejandro Samper | La Patria

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.