Miércoles, 18 de julio de 2018
Temas de hoy
  • Investigación
  • Amenazas
  • Turismo
  • Protección del medio ambiente
  • Ancianato


Hora de estrategias

Publicado: Domingo, 18 de marzo de 2018  |  10:44 am
Alejandro Samper

Ahora comienzan las estrategias. Las alianzas. Germán Vargas Lleras, quien se cayó en las encuestas, le echó mano a Juan Carlos Pinzón para que sea su vicepresidente. Un tipo con la gomina suficiente como para aguantar los coscorrones de su jefe.

Comparte

Ahora sí arranca la campaña presidencial en forma. Las elecciones al Congreso del pasado fin de semana fueron la balanza que necesitaban los candidatos para ajustar sus cargas. Para saber quiénes de los elegidos a la Cámara y el Senado venían livianos, con lastre y cuáles con votos.

Ahora comienzan las estrategias. Las alianzas. Germán Vargas Lleras, quien se cayó en las encuestas, le echó mano a Juan Carlos Pinzón para que sea su vicepresidente. Un tipo con la gomina suficiente como para aguantar los coscorrones de su jefe.

El Centro Democrático pescó en el Partido Conservador al vincular a Marta Lucía Ramírez. Dicen que entra como fórmula vicepresidencial de Iván Duque, el tercer clon de Álvaro Uribe. Pero eso no es posible; no se pueden tener dos vicepresidentes (http://bit.ly/2GCqG4Y).

Gustavo Petro, quien por estos días goza de gran popularidad, aguantará tanto como su ego pueda antes de pensar en una alianza. Esperará que, de manera graneada, se le sumen los votos de la izquierda huérfana del Congreso. Tal vez que Piedad Córdoba se le adhiera y le lleve los cerca de 50 mil votos que obtuvo la ahora Fuerza alternativa revolucionaria del común - Farc.

La campaña de Humberto de la Calle, el más sensato de todos los candidatos y el que más le convendría a Caldas, no despega. Lleva el peso de un partido sin crédito y vendido. En nuestro departamento, por ejemplo, veo con más posibilidad que el senador liberal electo, Mario Castaño, apoye a quien el partido de la Unidad Nacional diga, que a su coterráneo. Estos dos políticos son como el agua y el aceite; los halan intereses muy diferentes.

Y Sergio Fajardo… ¡ay, Fajardo! Su impulso parece ir tomando el rumbo de la “ola verde” en el 2010. Un fenómeno de redes sociales, de muchas ganas y poca contundencia. La campaña quiere y necesita que se le adhieran, pero cada vez que dan declaraciones -tanto el candidato como su fórmula vicepresidencial, Claudia López- se sabotean. Así, su discurso de independencia se está transformando en soledad.

Por ahora, esta carrera presidencial es un concurso de popularidad, pues poco se conoce de las propuestas o planes de gobierno de los participantes. En este momento es elegir entre el reactivo y abusivo Vargas Lleras y su entorno rodeado de políticos señalados e investigados por corrupción. Por Duque, un tipo sin recorrido, que llegó al Senado por lista y arrastre de su jefe y verdadero poder detrás del candidato, el demagogo Uribe. Por el polarizador Petro, que, de ser electo, no podría gobernar por tener al Senado en su contra; un tipo brillante pero disociador y que en vez de conciliar ve enemigos en todas partes. Por De la Calle, que tiene más futuro en comerciales de Bavaria que en la Casa de Nariño. O por Fajardo, cuyo estoicismo parece a veces imbecilidad, sobre todo al ver cómo es rodeado por unos tiburones que buscarán despedazarse de aquí hasta el 27 de mayo.

La maquinaria se engrasa. Las estrategias se ejecutan. Las fichas se mueven. Esto apenas arranca….

Alejandro Samper | La Patria

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio