Miércoles, 20 de septiembre de 2017
Temas de hoy
  • Cartagüeña de Aseo Total
  • Juntas de Acción Comunal
  • Patrimonios turísticos y arqueológicos
  • Bomberos
  • Política social


Más centro y menos extremos

Publicado: Domingo, 23 de julio de 2017  |  1:12 am
Eduardo Cardona Mora

Los del centro, rechazamos como los antiuribistas tratan a los uribistas desde la superioridad con una sobradez odiosa (uribestias) y rechazamos como los uribistas nos tratan de mamertos a quienes le apostamos a los acuerdos de La Habana.

Comparte

Por cuenta de una nueva etapa de la violencia en Colombia representada en la beligerancia verbal de sus dirigentes, la lucha de los extremos ha empezado a judicializar la actividad política. De las tarimas saltamos a los estrados judiciales porque el jefe de la derecha no se aguanta las ganas de llamar violador de niños a un periodista o porque una de las representantes de la izquierda como Claudia López no se aguanta las ganas de llamar hampón al que se le atraviese.

Ambos populismos impulsados por los aplausos de quienes celebran sus maneras. La justicia al conocer de estos casos, nos debe la oportunidad de poner al servicio de la democracia el derecho como instrumento para que no reemplacemos las balas que matan físicamente por las palabras que matan moralmente.

Los que pertenecemos al centro político, quedamos en la mitad del sándwich que hoy es Colombia, porque podemos decir con la misma serenidad que el periodista Samper Ospina es un matoneador monotemático quien con su prepotencia intelectual hostiga a sus oponentes, como que Uribe con el uso irresponsable de su liderazgo tiene el poder de incendiar este país cada vez que desenfunda sus dedos para enviar un trino.

Los del centro, pensamos que el reino de Vargas Lleras no es de este mundo e identificamos sin exaltarnos que en la derecha hay liberales que se hacen los conservadores como el joven estadista Iván Duque o que en el Partido Liberal hay godos que se hacen los liberales como Vivian Morales. Vemos con igual temor una presidencia de Petro que una de Ordoñez, el primero por creerse Dios y el segundo su representante en Colombia.

Ser del centro, otorga la libertad de cuestionar la ideologización de los medios de comunicación quienes sin recato y aun con derecho de tener una línea editorial, pasan el límite para convertirse en cajas de resonancia de las ideas políticas de los extremos: que RCN sea uribista y Caracol antiuribista es apenas un ejemplo. Esa parcialidad y el abuso de algunos periodistas de su poder, han convertido a los medios tradicionales en enemigos públicos, de allí que respaldados de las redes sociales, los ciudadanos no solo les hayamos arrebatado el monopolio de la información sino que les pasamos factura con retroactividad por tantos años de concentración del poder y amancebamiento con los poderosos.

Los del centro, rechazamos como los antiuribistas tratan a los uribistas desde la superioridad con una sobradez odiosa (uribestias) y rechazamos como los uribistas nos tratan de mamertos a quienes le apostamos a los acuerdos de La Habana. Los del centro, estamos tan cansados de que los defensores del laicismo lo entiendan como el derecho a no creer en nada, (cuando de lo que se trata es del derecho a creer en lo que se quiera), como cansados estamos de que los dogmáticos de la fe nos quieran imponer una teocracia. Colombia necesita más centro y menos extremos.

Eduardo Cardona Mora | El Diario

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.