Lunes, 18 de diciembre de 2017
Temas de hoy
  • Seguridad
  • Temporada decembrina
  • Banda delincuencial
  • Actos de violencia
  • Vigencias futuras


¿Más destrucción minera?

Publicado: Sábado, 29 de julio de 2017  |  11:01 pm
John Elvis Vera Suárez

Ya se les quiere obligar a las administraciones municipales, para que en sus nuevos ordenamientos territoriales, se dejen parte de sus áreas a la explotación minera.

Comparte

Concentrados en la amenaza de la megaminería multinacional y se nos aparece la noticia que pretenden formalizar la llamada pequeña minería por los fértiles campos del Paisaje Cultural Cafetero.

La propaganda estatal, nos ha querido convencer que con el hecho de que una minería sea legal, esta se vuelve amigable con su entorno social y ecológico.

Mientras otros, venden la idea que la minería mala es la multinacional, la encabezada por las grandes empresas extranjeras. Con solo traer la bandera nacional, ya merecen el apoyo incondicional.

Por la información que se conoce hasta hoy en día, salvando el barequeo, no hay minería sostenible. Y barequeros solo existen 23 inscritos en el departamento. 

Ya están hablando de 1.500 o más pequeños mineros que esperan se regularicen en el Quindío. La Agencia Minera, los invitó a asociarse como la mejor salida para acceder a lo que les ofrecen desde el gobierno nacional.

A las familias campesinas quindianas, la ley les permite que sus UAF – Unidad Agrícola Familiar- puedan llegar hasta las 25 hectáreas, dependiendo de la zona donde se encuentre (Resolución 041 de 1996. Incora).

Mientras a la pequeña minería, individual o en asociación se le puede entregar en concesión hasta 150 hectáreas, a la mediana hasta 5.000 y la grande hasta 10.000 hectáreas. (Decreto 1666 del 21 de octubre de 2016. Ministerio de Minas y Energía). Para que escarben y vuelvan al revés nuestro territorio.   

A nuestro país, que es conocido por su gran diversidad biológica, es decir por la diversidad en que se manifiesta la vida, al parecer quieren convertirlo en el territorio más envenenado y arrasado del planeta.

Ya existen ríos en los diferentes rincones de Colombia, que lo recomendado es no beber sus aguas y no consumir sus peces. Nos han inundado con agro-tóxicos para sus monocultivos y vertido a los ríos toneladas de mercurio y otros metales para los procesos mineros.

Con el pretexto de favorecer a humildes familias, se quiere imponer la destructiva minería por todo el territorio. Es la salida falsa.  

Ya se les quiere obligar a las administraciones municipales, para que en sus nuevos ordenamientos territoriales, se dejen parte de sus áreas a la explotación minera.

No podemos negar que los individuos y las familias, tienen el derecho del logro de su bienestar a través del trabajo digno y libre. Lo anterior debe estar en concordancia con su entorno cultural, social y ambiental.

Ante la crisis económica que cientos de miles de colombianos sufren día a día, precisamente por un sistema que les niega esa posibilidad, son cada vez más quienes se “rebuscan” en tan difícil y hasta azaroso oficio o profesión.

El modelo minero-energético nos quiere vender la idea que la riqueza se repartirá, que hay oportunidad para todos. No importa lo que se lleven por delante, todos obtendrán sus lingotes de oro.

Solo nos quedará el camino de la minería que lo arrasa todo o la diversidad y la vida.

John Elvis Vera Suárez | Crónica del Quindío

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio