Jueves, 23 de noviembre de 2017
Temas de hoy
  • Catastro
  • Deuda municipal
  • Sisben
  • Recuperación de vías
  • Agricultura


Más puentes

Publicado: Domingo, 05 de noviembre de 2017  |  12:24 am
Alejandro Samper

Y Colombia… Ya ni sentarse a almorzar en familia se puede porque la política nos polarizó. Da vergüenza escuchar que los temas no giran en quién tiene un mejor programa de campaña sino en quién es menos corrupto.

Comparte

Cuando Europa pasó de las monedas nacionales al actual euro le mostró al resto del mundo que, a pesar de las diferencias culturales y los idiomas, unida era más fuerte. También que la diversidad se podía celebrar e incluir en el anverso de las monedas y que los puentes ideológicos eran más fuertes que los físicos. Por eso los impresos en los billetes son representaciones de estilos arquitectónicos, mas no estructuras existentes.

Era plantear un mundo más unido, con menos fronteras. Pero eran otros tiempos. 20 años después vemos cómo el sueño de esa generación se diluye.

El presidente estadounidense Donald Trump persiste en construir una estructura de hormigón para separar a los EE.UU. de México. También quiere endurecer las leyes para evitar la llegada de inmigrantes, expulsar a los foráneos e iniciar un conflicto armado con Corea del Norte.

Ya vimos cómo los británicos -muchos de ellos mal informados por políticos mezquinos- votaron por la salida de sus países de la Unión Europea, y ahora presenciamos cómo Cataluña quiere independizarse de España. Un hecho triste en el que los políticos -tanto como el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, como el presidente de la Generalitat de Cataluña, Carles Puigdemont- anteponen sus intereses y se van a las vías de hecho antes que hacer algo que debió ocurrir hace años: dialogar.

Y Colombia… Ya ni sentarse a almorzar en familia se puede porque la política nos polarizó. Da vergüenza escuchar que los temas no giran en quién tiene un mejor programa de campaña sino en quién es menos corrupto.

Como ven, el común denominador en esta moda separatista, egoísta, excluyente, racista, y clasista son los políticos. Ellos nos tienen metidos en este mierdero. En vez de hablar claro nos enredan con sus mentiras para defender sus intereses por encima de los colectivos. Generan cortinas de humo para que no les veamos el rabo de paja. Y dividen a las comunidades para pescar en río revuelto y ganar votos en las próximas elecciones. Nos llevan a enfrentarnos con los vecinos, mientras ellos -como Puigdemont- se esconden en otro lado y dan la cara pero de lejitos.

Y nosotros, los ciudadanos, nos dejamos joder. Caemos en su juego llevados por la efervescencia que por estos días produce la desinformación. Harto daño han hecho las “fake news” que se riegan por las redes sociales y que minan la credibilidad de los medios tradicionales. Un canal aprovechado por personajes siniestros para envenenar a la comunidad.

Es como escribió esta semana Juan Gabriel Vásquez en El País de España: “los políticos pasarán, aunque carguen toda su vida con la responsabilidad de lo que han hecho, pero los ciudadanos quedan: y tendrán que seguir compartiendo las calles, y tendrán que seguir mirándose a los ojos”.

Pero hay esperanza. Lejos de las marchas y discursos incendiarios, la gente se reúne y se mira a los ojos para encontrarse en las diferencias. Esta semana, por ejemplo, nos juntamos unos colombianos con un chileno y unas finesas a comer arepas venezolanas en pleno centro de Barcelona. Y se fueron las horas tendiendo puentes y derribando los muros que crean los estereotipos. Conversaciones libres de las fronteras que los políticos insisten en levantar.

Alejandro Samper | Diario La Patria

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.