Sábado, 17 de noviembre de 2018
Temas de hoy
  • Competitividad
  • Expobordados
  • Corrupción
  • Paro educadores
  • Censo


Miserables

Publicado: Domingo, 04 de noviembre de 2018  |  9:20 am
Ariel Fernando Ávila Martínez

“… y nada para los pobres, por supuesto, porque esos estarán siempre tan jodidos que el día en que la mierda tenga algún valor los pobres nacerán sin culo, ya lo verán" decía GGM.

Comparte

No es la primera vez que cito esta frase de García Márquez, es de su libro El Otoño del Patriarca, pero es de las mejores, pues siempre parece ser la mejor forma de explicar la actual estructura social colombiana. Recuerdo que el uribismo regó el cuento, por chat, redes sociales y en videos que pasaban de un celular a otro, que la reforma tributaria de Santos era por fast track, que fue el mecanismo que creó el proceso de paz para darle un trámite rápido a las leyes para la implementación del acuerdo. La reforma tributaria nunca se tramitó con ese mecanismo, pero la población lo creía. Había una mentira adicional a la mitad del video y era que los recursos de esa reforma eran para financiar a las Farc, lo cual era falso, pero la gente lo creía. Fue de tal impacto el video que un ciudadano en un supermercado se niega a pagar el IVA pues eso financiaba el terrorismo, ese personaje daba tristeza por lo básico de su argumentación, pero mostraba el alto impacto del video. Al final del video se decía que el uribismo nunca subiría los impuestos pues eso era regresivo.

Ahora, el nuevo gobierno de Iván Duque, como lo ha hecho en múltiples ocasiones, vuelve a decir una mentira y presentará al Congreso la famosa Ley de Financiamiento que es una reforma tributaria. Pero no es cualquier reforma, es de aquellas regresivas y que como siempre impacta a los pobres, pero sobre todo a los más pobres, al igual que triturará la clase media colombiana, históricamente muy golpeada en lo financiero.

El gran problema es que Colombia es uno de los países más inequitativos del mundo, el segundo en la región latinoamericana después de Haití, aquí muchos no tienen nada y unos pocos tienen mucho. Vean la siguiente gráfica: para 2016 Colombia aparece como el país más inequitativo en el área continental. Hay ejemplos que dan rabia. En el Parque de la 93, en norte de Bogotá, un café normal llega a costar 7.500 pesos, el precio de un café en un país del primer mundo. Las familias que viven cerca al Parque de la 93 deberían ganar más de 6.000.000 de pesos al mes. A una hora y media de distancia, en Soacha, hay personas que viven con menos de un dólar al día, y las familias para pagar el arriendo y una mínima alimentación deben trabajar por 12 o 18 horas al día. Esa es Colombia, la más inequitativa de la región continental.

La reforma tributaria que proponen Iván Duque y el cuestionado ministro de Hacienda Alberto Carrasquilla es que se gravarán más de 73 productos de la canasta familiar que hoy no tienen IVA, entre ellos el pan, la leche, el plátano, los huevos, la panela, entre otros. Además de que hay otros productos que tienen un 5 por ciento de IVA, ahora todos subirán al 18 por ciento. En otras palabras, ahora las familias de Soacha, que viven por debajo de la línea de la pobreza deberán pagar un 18 por ciento más por productos básicos de la canasta familiar.

El cuento reforzado del gobierno es que habrá devolución del IVA a los más pobres, lo cual es bastante improbable en las actuales condiciones del país. Por un lado, el Sisbén no se actualiza hace 10 años, y su depuración comenzó hace poco más de 12 meses y no alcanzarán a tenerla para diciembre, además mucha población no está bancarizada, tampoco es fácil empadronarla. Así que los canales de equidad son obsoletos, nadie sabe cuánta gente queda por fuera de la devolución, además la devolución será a todos por igual, es imposible saber familia a familia cuánto se gasta exactamente.

Los famosos 53.000 pesos que van a devolver serán para el clientelismo político, un premio a los corruptos. Estos políticos buscarán sisbenizar la gente a cambio de votos y meterlos en listas para empadronar las personas y tenerlos amarrados por años. Además, el uribismo creará una base clientelista estable para las próximas elecciones, pero en nada va a mejorar la equidad.  Por ello cuando la mierda valga los pobres nacerán sin culo, así fue, es y será Colombia por varios años más.

Ariel Fernando Ávila Martínez | Revista Semana

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.