Martes, 25 de julio de 2017
Temas de hoy
  • Cultura
  • Lectura
  • Servicio de salud
  • Supersalud
  • Narcotráfico


“Negros H.P.”

Publicado: Domingo, 04 de junio de 2017  |  10:23 am
Eduardo Cardona Mora

Aplausos para el grito de los negros que debería estremecer a Colombia, ojalá que sus exigencias prosperen. Ofrezco estas líneas como tributo a su aguante y capacidad para vivir en sufrimiento.

Comparte

“Negros hijueputas, negros hijueputas, negros hijeuputas”. Así iniciaba su discurso hace más de 70 años Jorge Eliecer Gaitán en la plaza de Quibdó para referirse a la manera como esta población era percibida por los círculos de poder de la capital, lamentablemente, la vigencia de estos prejuicios continúa avergonzándonos. Como olvidar el discurso de un diputado de Antioquia cuando dijo que invertir en el Chocó era como “perfumar un bollo” o cuando la senadora Cabal dijo refiriéndose a los alcaldes de ese mismo departamento que “si uno los pone a trabajar se agarran de las greñas”. Ejemplos claros de las nuevas maneras de recordarles a su madre.

Buena parte de la información registrada en medios nacionales encargados de cubrir el paro cívico de Buenaventura, tiene un tufillo racista y sesgado a la hora de analizar la situación que enfrenta el puerto. La evidente inclinación a endilgar la responsabilidad de la tragedia humanitaria que padecen a la “corrupta cultura política local” (sin negar su participación), dejó ver los prejuicios que sobreviven al servicio del centralismo, saltó a la vista el mantra capitalino bajo el cual la corrupción está en las regiones, como si los últimos escándalos de coimas multimillonarias no hubieran sido protagonizados por usurpadores del gobierno nacional, formados en las mejores universidades, que con más estilo se apropian de lo público.

Hay una falta ética y humanística en la manera como la política económica del gobierno se aplica en esta zona del país, el enfoque desarrollista que consiste en generarle condiciones al empresariado para que estos a su vez generen empleo y bienestar en la población, esta vez no funcionó. El gobierno se enorgullece haciendo cuentas de las inversiones por más de U$600 millones en el puerto Agua Dulce, $100 mil millones en dragados y una doble calzada de 122 km entre Cali y el puerto para garantizar la infraestructura que demanda el país en materia de comercio exterior, sin embargo, por importante y necesario que esto sea, los beneficios no se ven en la población.

Esta forma de entender el desarrollo económico, es insumo para propuestas populistas de izquierda radical que pone en aprietos a quienes aún creemos en el liberalismo económico y no podemos explicar: ¿Por qué el templo del libre comercio en Colombia, su puerto más importante y uno de los más completos del continente, tiene al 66% de sus habitantes entre la pobreza y la miseria? ¿Por qué sus habitantes solo tienen agua 6 horas diarias? ¿Por qué no tiene un hospital? y ¿Por qué el 93% de la población vive del rebusque?. Nada que envidiarle a Níger, el país más pobre del mundo, donde el 75% de la población vive entre la pobreza y la miseria.

Aplausos para el grito de los negros que debería estremecer a Colombia, ojalá que sus exigencias prosperen. Ofrezco estas líneas como tributo a su aguante y capacidad para vivir en sufrimiento. Razones suficientes para llamarlos ahora sí y con la cabeza inclinada “negros hijueputas.”

Eduardo Cardona Mora | El Diario

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.