Martes, 25 de julio de 2017
Temas de hoy
  • Cultura
  • Lectura
  • Servicio de salud
  • Supersalud
  • Narcotráfico


No más alcaldes “buenas personitas”

Publicado: Domingo, 16 de julio de 2017  |  10:07 am
Eduardo Cardona Mora

La ciudad no puede seguir eligiendo alcaldes que se tardan la mitad del período aprendiendo a serlo y la otra mitad gobernando, con el agravante que los últimos dos años, justo cuando algo han aprendido se vuelven jefes políticos.

Comparte

Pereira tiene la necesidad de superar la manía de elegir alcaldes cuyo mayor mérito es ser como se dice popularmente “buenas personitas”. Las últimas veces que hemos ido a las urnas ha sido buscando algo que no encontramos, tal vez porque le hemos dado más importancia a la forma que al contenido y porque se volvió costumbre escuchar a líderes y ciudadanos justificar su voto con el argumento que un candidato es muy “buena personita”. Este atributo debe estar acompañado de idoneidad, ética y éxito en sus actividades públicas y privadas que nos permitan prever razonablemente el tipo de decisiones que toman de acuerdo a sus prioridades, la manera en que cumplen sus obligaciones y los principios que rigen su vida.

La ciudad no puede seguir eligiendo alcaldes que se tardan la mitad del período aprendiendo a serlo y la otra mitad gobernando, con el agravante que los últimos dos años, justo cuando algo han aprendido se vuelven jefes políticos, eligiendo congresistas de bolsillo y sobre todo al próximo alcalde que los reemplace, no escarbe y sustente sus próximas aspiraciones. Necesitamos alcaldes o alcaldesas cuya única profesión no sea la de ser candidato, con amor por esta tierra, carácter y expertos gerentes de lo público.

No se trata de elegir sabios ni genios, se trata de escoger líderes integrales y no por su registro en fotos o por la capacidad que tengan para dar la mano más veces por minuto; tampoco se trata de desconocer el carisma o de elegir un ogro o un príncipe que no escuche ni trabaje en equipo. Debemos buscar el equilibrio en las evidencias y antecedentes, no en las creaciones del marketing.
El ejercicio del gobierno y los negocios no son compatibles así se nos haya vuelto “normal”. Los ciudadanos debemos empezar por borrar de nuestros diálogos la desafortunada frase: “que robe pero que haga”, eso sí que ha autorizado la presencia de los negociantes en la administración pública, ha sucedido en nuestras narices y con nuestra complacencia. Ser rico es un derecho pero no a costas del erario.

En la última campaña y por primera vez desde la elección popular de alcaldes, estuvimos en Pereira a punto de tener enfrentados en su recta final al civismo contra la maquinaria, sospecho que el candidato y exrector de origen ciudadano quien hubiera sido un buen gobernante le faltó claridad al pedir consentimiento a tanto jefe. A lo mejor la historia sería otra si no hubiera preguntado tanto.

Los últimos tres acaldes de Pereira han sido “buenas personitas” con otro común denominador: han llegado a aprender a ser alcaldes, vienen de echar discursos en corporaciones públicas, de allí que se diga que han sido concejales con funciones de alcalde. El gobernante debe estar acompañado de experiencias, de una formación que no les haga sentir sorprendidos permanentemente y no sientan que todos los días descubren el mundo. La ciudad merece tener alcaldes que sean más que buenas personitas.

Eduardo Cardona Mora | El Diario

 

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.