Jueves, 23 de noviembre de 2017
Temas de hoy
  • Catastro
  • Deuda municipal
  • Sisben
  • Recuperación de vías
  • Agricultura


¡Las perversas jurisprudencias de las cortes de justicia!

Publicado: Domingo, 12 de noviembre de 2017  |  1:05 am
Carlos Alberto Ramírez Cardona

Es menester recuperar la fuerza suasoria, la elucubración ponderada, el cuestionamiento profundo y reflexivo, la argumentación combativa, que como formidable ariete, debilite los muros de la ignorancia.

Comparte

Podemos  definir la jurisprudencia, grosso modo,  como   el conjunto de sentencias, de los altos  Tribunales, las cuales, por ley, constituyen un precedente para justificar otros casos no regulados. 

En nuestro país, las mismas, han sido exaltadas, casi que paroxísticamente a nivel de sacralidad, por jueces y profesores de derecho, como fuente de verdad revelada, como el sumun de sabiduría y justicia, desconociendo que son dictadas por hombres; falibles mortales, llenos de pasiones, emociones y sentimientos, que no escapan a la sordidez o la vileza;  ( Como lo decía Carnellutti: “El juez es un falible mortal, nacido en la culpa y nutrido en el error, y la función de administrar justicia, no puede confiarse, a una especie de beodo vacilante que blandiese una espada de doble filo, él quita y pone la honra pérdida, y  hasta la vida misma”-)  como aves parlantes, en audiencia pública, son leídas por jueces, fiscales, defensores y estudiantes con fruición y casi deleite, los últimos proveídos, de las altas Cortes, negándose la posibilidad de pensar, elucubrar y  cuestionar en cada caso concreto; Inerme, el verdadero jurista, quien ve, más allá de lo  evidente y simple,  forjado en las duras  fraguas  de Vulcano,  observa como su caso es fallado siguiendo posiciones, quizás no las más santas o justas, por supuestas prístinas y sin mácula directrices jurisprudenciales, ya hemos visto lo cuestionable y dudoso de estas posiciones, varían de acuerdo a la bolsa ofrecida, o el alto interés pretendido.

Es menester recuperar la fuerza suasoria, la elucubración ponderada, el cuestionamiento profundo y reflexivo, la argumentación combativa, que como formidable ariete, debilite los muros de la  ignorancia y prejuicio que se levantan infames en las diferentes causas, que se libran en los estrados judiciales, donde se debaten los verdaderos dramas de la vida, ¿cuánto daño han hecho al derecho, y a la administración de justicia,  en nuestro País, el cuestionamiento a los diferentes exmagistrados de la Corte Suprema de Justicia,   Leonidas Bustos, Francisco Ricaurte y Camilo Tarquino, para blindar decisiones y absolver en casos de parapolítica y corrupción, sin olvidar a Jorge Pretelt,  y ahora el más reciente este si en ejercicio, Gustavo Enrique Malo, que realmente, no es malo, en absoluto, ¡es perverso! 

Carlos Alberto Ramírez Cardona

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.