Martes, 06 de diciembre de 2016
Temas de hoy
  • Hurto calificado
  • Víctimas del conflicto
  • Paisaje cultural cafetero
  • Educación ambiental
  • Diputados del Valle


El plebiscito – fin del conflicto

Publicado: Domingo, 25 de septiembre de 2016  |  1:23 am
Carlos Alberto Bermúdez Cardona

¿Quién en sus cabales se le ocurre afirmar que - aprobando el plebiscito - vamos a convertirnos en una nueva Venezuela?

Comparte

Antes de dar comienzo al asunto que nos ocupa hoy; comparto una breve charla, que hace unos días sostuve en un establecimiento comercial, y que mide el grado de conocimiento o desinformación que existe, en el ciudadano del común, alrededor del plebiscito. Al final, usted atento y respetado lector, sacará su propia conclusión.

De hecho es el tema de moda que gira en torno a las posibles consecuencias, del SI o el NO, frente al plebiscito que refrendaría todo lo acordado.

Proceso que dio inicio, por iniciativa del presidente Santos, en el 2011, con la promulgación de la Ley 1448  de Victimas y Restitución de Tierras; ya en agosto de 2012 se filtró la noticia del posible dialogo clandestino entre el Gobierno Nacional  y la Farc.

Es decir, los diálogos tuvieron una duración de casi 4 años, que de aprobasen cambiaría, para bien, la historia del país, no sin antes pasar el riguroso examen del postconflicto que por lo menos durará unos 10 (diez años).

¿Qué prefiere PAZ e inversión social o la guerra que significa atraso económico y social; y más víctimas siendo la mayoría de ellas inocentes?

Volviendo al breve coloquio, lo que más me llamó la atención, fue la inmediata disposición de los casuales participantes para opinar sobre el tema, el plebiscito.

Todo da comienzo, después de mi saludo, cuando el interlocutor, conociendo mi opinión, me formula la siguiente pregunta capciosa ¿Cómo ve lo del plebiscito?

Sin dudarlo triunfa el SI, le respondí; entonces aproveché esa oportunidad para hacer algo de pedagogía.

Resumiendo, las preguntas que siguen responden al dialogo con los participantes, ese corto momento de verdad se facilitó porque había poca gente; unas 5 personas.

La charla finalizo con ráfagas de preguntas, a uno y otro; que dieron inicio por parte de un par de bien puestas damas ¿Si será que se acaba la guerra? No se acaba pero baja en intensidad en un 90%.

¿Cómo así que es un negocio multimillonario y de solo unos pocos? Recuerde los escándalos durante el gobierno de Uribe

¿Perseguirán al ELN, desertores del proceso y a las bandas criminales? Es una realidad, tal parece están dando un compás de espera para que recapacite el ELN y entregue los secuestrados; antes de dar inicio a la cacería.

¿Y del negocio de la droga qué? Ya se empezaron a dar los primeros pasos con el punto sobre los cultivos ilícitos y su reemplazo por cultivos legales y de pan coger La única certeza, manifestó el primer interlocutor, es que solo hay dos salidas: la esperanza de un nuevo país en tiempos de PAZ; o el seguro regreso a la guerra; en el evento de ganar el No.

Otro señor que permanecía en silencio, manifestó, este es un país de guerra y siempre habrá un interés por mantenerla, mire ahí va a quedar la otra guerrilla dando guerra.

Tienes razón, pero será de baja intensidad y mientras sean neutralizados por la Fuerza Pública.

Finalmente una empleada de esa oficina; no soportó con su silencio y solo atinó a expresar…Hay que votar por el NO para que no nos convirtamos en otra Venezuela.

En todos los casos sorprende que personas que uno creería que están, por su ocupación y/o estudios, bien informados; con su posición, incoherente, demuestran todo lo contrario.

¿Quién en sus cabales se le ocurre afirmar que - aprobando el plebiscito - vamos a convertirnos en una nueva  Venezuela.

Imposible ya que el modelo económico, la libre empresa, la apertura política y la libertad de expresión en Colombia son impensables en el régimen del país hermano que se apuntala, teóricamente, en el fracasado modelo socialista.

El objetivo del acuerdo era el fin del conflicto, pero este solo hecho no resuelve los principales problemas del país; si disminuye inmediatamente la violencia; ya que el principal beneficiado es la población civil; y con el silencio de los fusiles, salvamos la vida de miles de los más pobres del campo.

Para la entrega de las armas, por parte de la Farc, existe un cronograma acordado por las partes y a partir del 26 de septiembre, correrán 180 días, donde organismos internacionales como las Naciones Unidas, verificaran a través de un proceso técnico, la total entrega de todo tipo de armamento convencional o no convencional.

Lo anterior se dará con el inicio del desplazamiento, con el armamento, hacia las zonas veredales; almacenamiento del mismo, con el acompañamiento de la ONU, en contenedores en las zonas veredales y extracción por parte de las Naciones Unidas de la totalidad del armamento, su destrucción y la fundición y posterior elaboración de 3 obras artísticas.

Contempla el acuerdo un conjunto de medidas que garanticen la seguridad de los reinsertados y en general de toda la población, pero en particular aquellos que han vivido intensamente las consecuencias del conflicto; todo bajo la unidad de nacional protección de los excombatientes.

Las zonas veredales son un sitio geográfico alejado de centros poblados donde estarán ubicados los campamentos, como puntos transitorios de normalización por parte de los excombatientes hacia la vida civil y socioeconómica como tránsito a la legalidad; la salida de los combatientes de esos campamentos se hará sin armas y de civil. 

En esas zonas queda prohibido el porte y la tenencia de armas por parte de la población civil, existen programas de capacitación a sus integrantes en labores productivas y de nivelación en educación básica primaria, secundaria o técnica, atención en salud y cedulación.

El anterior proceso, visto en su conjunto, tiene como propósito la dejación de las armas, la reincorporación a la vida civil y productiva, la participación en política y el abandono de los cultivos ilícitos en una primera fase. Amanecerá y veremos.

Carlos Alberto Bermúdez Cardona

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Anuncio
Anuncio