Martes, 06 de diciembre de 2016
Temas de hoy
  • Paisaje cultural cafetero
  • Educación ambiental
  • Diputados del Valle
  • Tránsito y Transporte
  • Decreto motociclistas


¿Quién fue Robledo?

Publicado: Domingo, 07 de agosto de 2016  |  9:17 am
Gustavo García Vélez

(…) La noble estirpe de Robledo está comprobada con documentación fidedigna, como también su participación en las guerras que sostuvo el emperador Carlos V en Italia.

Comparte

Fiel a mi vocación de compartir -“socializar”, para emplear el verbo de moda- conocimientos adquiridos en años de lecturas (y porque además es conveniente y necesario contar cosas de nuestra historia que ya no enseñan en los colegios), voy a transmitirles en este escrito lo que he aprendido de la “vida, pasión y muerte” del fundador de nuestra ciudad el 9 de agosto de 1540 y que, como ya lo he manifestado en varias oportunidades, es la mamá del Centro-Occidente colombiano, porque en su otrora enorme territorio fueron fundados todos los municipios del Eje Cafetero, incluyendo los de este Norte del Valle, con la sola excepción de Toro, que es casi tan antiguo como Cartago (ver mi artículo “La mamá del centro-occidente colombiano” en el archivo de esta página web).

Pues bien. Ya es aceptado por todos los historiadores que Don Jorge Robledo nació en Úbeda, Provincia de Jaén, en la hoy Comunidad Autónoma de Andalucía, España. Pero lo que sorprende es que allá apenas en la década de 1980 comenzaron a recordarlo y eso porque desde esta Colombia los cronistas de la conquista española hablaron de él. Por eso, en 1993, le dedican una calle de Úbeda a honrar su memoria, tal como se lo manifestó la alcaldesa de esa ciudad, Antonia Olivares Martínez, a la directora del Archivo Histórico de Cartago, doctora Betty Valencia Villegas, en carta fechada el 12 de agosto del año pasado. Le dice, además, que la ciudad de Úbeda estará encantada de participar en un foro de las fundadas por Robledo, para abordar el estudio de la figura de este conquistador español.

Pero la verdad es que por aquí varios historiadores ya se encargaron -hace años- de buscar en archivos (y no solo en lo que dijeron los cronistas contemporáneos de Robledo) los actos realizados por él. Es el caso de Emilio Robledo, en su libro publicado en 1955; del historiador alemán Juan Friede en “Historia de la antigua ciudad de Cartago”, en 1963; y del antioqueño Raúl Aguilar Rodas, en su novela histórica de 1998 “La pasión del Mariscal Jorge Robledo”, un excelente relato que tiene valiosos datos encontrados por su autor en varios archivos oficiales de España.

Voy a transcribirles, textualmente y con comillas los apartes que me parecen más interesantes de las obras de Friede y Aguilar Rodas acerca del fundador de Cartago, Don Jorge Robledo. Y digo que con comillas, porque uno no puede apropiarse del trabajo intelectual de otra persona y presentarlo que si fuera escrito por el que publica. Eso es un vulgar hurto de propiedad intelectual.

Dijo Juan Friede, en 1963: “(…) Como sucede con muchos de nuestros más famosos conquistadores, todavía no hemos llegado a conocer con certeza dónde y en qué fecha nació el fundador de Cartago, ni cuándo ni en qué circunstancias pasó a América. Lo que sí consta es que pertenecía a la segunda generación de conquistadores, al igual que Nicolás de Federmán, Jiménez de Quesada, Luis Alonso de Lugo y otros, quienes a la edad de 20 a 25 años, más o menos, pasaron a América. Generación ambiciosa, valiente y ávida de honores, que más de una vez chocaría con la vieja generación de conquistadores.

(…) La noble estirpe de Robledo está comprobada con documentación fidedigna, como también su participación en las guerras que sostuvo el emperador Carlos V en Italia.

Robledo inicia su trayectoria en la historia de Colombia en 1536, en calidad de acompañante de Sebastián de Belalcázar, cuando éste partió de Quito hacia el norte. Ese ejército se dividió en dos grupos que marcharon por las riberas opuestas del río Cauca. Robledo afirma en su relación haber formado parte del destacamento mandado por Belalcázar, por la margen izquierda, llegando hasta lo que hoy es Anserma (Caldas). Por la derecha iba Miguel Muñoz, descubridor del río que llamó “De la Vieja” (Friede transcribe los nombres indígenas de varios ríos, entre ellos algunos de Antioquia, pero por ninguna parte el del nuestro y no sé de dónde sacaron el que, apenas ahora, algunos presentan como la designación aborigen de nuestro río tutelar).

Luego Robledo participa en las fundaciones Cali y Popayán por Belalcázar y cuando éste decide ir hasta Santa Fe en busca de “El Dorado”, Robledo se queda y llega a ser alcalde de Popayán y luego de Cali, en donde recibe al grupo de españoles que salieron de Cartagena de Indias y se atravesaron casi todas las montañas de Antioquia, buscando oro. Al no encontrarlo, las tropas ya muy mermadas por los padecimientos, se le rebelaron a su jefe, Juan de Vadillo y le exigieron viajar a Cali.

Dice el historiador Juan Friede: “(…) Cuando Belalcázar partió de Quito en pos de “El Dorado”, Pizarro -desde Lima- ya olfateaba las intenciones de su teniente general y se apresuró a enviar a Lorenzo de Aldana, con el mismo rango, para darle alcance. Este va con muy amplios poderes, en parte secretos, para no indisponer a los allegados de Belalcázar, hombre de gran fama y experiencia y muchos amigos (…).

“(…) Lorenzo de Aldana era quien regía los destinos de la gobernación (ante la ausencia de Belalcázar) cuando arribó a Cali la desbaratada expedición del licenciado Juan de Vadillo. Con estas gentes -150 hombres- se produjo una relativa “superpoblación” en Cali, que indujo a Lorenzo de Aldana a organizar una nueva expedición, principalmente con los recién llegados, la cual se dirigió hacia el norte. Si bien parte de estas tierras fue visitada por Belalcázar en 1536, en compañía de Robledo, no fueron pobladas, no había sido fundada ninguna ciudad. Como capitán de esta expedición Aldana elige a Robledo, no solo por sus relevantes condiciones personales de experimentado soldado, sino porque ya conocía esta comarca. Con él parte la mayoría de los “ociosos” cartagineses.

“(…) Este ejército sale de Cali el 14 de julio de 1539 con 100 hombres, siguen por la margen izquierda del río Cauca hasta el hoy llamado valle de Risaralda y Robledo funda a Anserma, cerca al valle de Guarma. Allí después se encuentra con otro grupo de españoles venidos también de Cartagena de Indias y la mayoría quedan bajo las órdenes de Robledo. Este traslada Anserma al valle de Umbría, donde hoy está este municipio de Caldas.

“(…) Con la llegada de estos nuevos cartagineses se produjo otra “superpoblación”, esta vez en Anserma, por lo cual Robledo decide pasar a la orilla derecha del río Cauca, por Irra, con un centenar de soldados. Allí encuentra las tribus de los carrapas, los picaras y los pozos. Enfrenta a estos últimos en feroz batalla, en la que Robledo sufre heridas graves -testó y le aplicaron la extremaunción-, pero sanó luego. El deseo de vengar las heridas de su capitán aumentó más la aversión contra los pozos, a los que prácticamente aniquilaron. Considerando que su retaguardia estaba suficientemente asegurada, Robledo se dirige hacia el territorio de los quimbayas, del que ya tenía noticias.

“(…) Mientras tanto, Pascual de Andagoya, gobernador de San Juan, en la costa pacífica y ante la ausencia de Belalcázar, decide reclamar para su jurisdicción estas tierras y ordena a Robledo visitarlo en Cali. Y continúa diciendo Friede: “(…) El cambio político del gobierno cogió de sorpresa a Robledo. Debemos suponer que, tal como ansiaban por aquella época todos los capitanes de suerte, también él acariciaba la esperanza de hacerse independiente y conseguir para sí la gobernación de lo que había descubierto. Mostrando buena dosis de astucia, decide no dar respuesta directa a Andagoya, ganar tiempo y esperar que se aclare más la situación y, mientras tanto, fundar una ciudad, es decir, poblar y por ese medio afianzar su posición personal.

“(…) Varios de sus capitanes recorren los alrededores buscando un lugar apropiado en el que hubiese buena agua, suficiente madera para construir casas, leña para fogones, buena caza y pesca y crecido número de indios para el servicio de los futuros moradores.

“(…) Con las acostumbradas ceremonias, el 9 de agosto de 1540 toma posesión de la tierra en nombre del rey de España. Las actas de esta fundación no se conocen, pero los documentos conservados permiten reconstruir en parte las diligencias. Elige dos alcaldes ordinarios, un alguacil mayor y ocho regidores. Reparte solares y el 10 de agosto se celebra la primera sesión del cabildo.

“(…) La nueva ciudad fue denominada Cartago, porque la mayoría del ejército estaba compuesta por aquellos conquistadores que procedían de Cartagena de Indias (…)”.

Bueno: ya sabemos quién fue Robledo, por el libro de 160 páginas de Juan Friede, que recomiendo leer completo. Faltan aquí los últimos 6 años de la vida de nuestro fundador, porque fue ajusticiado por orden de Belalcázar en la “Loma del Pozo” cerca al municipio de La Merced (Caldas), en 1546. Pero ese será tema de otro comentario.

(Leer mi artículo "Carrapa: la tumba de Robledo" en el archivo de esta misma página web.)

Gustavo García Vélez

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.