Lunes, 15 de octubre de 2018
Temas de hoy
  • Animal de compañía
  • Festival de mascotas
  • Accidente de tránsito
  • Desaparecidos
  • Robo de niños

Levantadores unidos por la sangre y la pasión al deporte

Publicado: Martes, 12 de diciembre de 2017  |  12:33 am

En Cartago sus sonrisas y espontaneidad, los hacia lucir por las graderías las medallas obtenidas, mientras ellos como un par de niños llenos de madurez solo hablaban de sus futuros.

Comparte
CiudadRegion.com | Cartago | 12 DIC 2017 - 12:33 am

Sergio y Santiago Rincón comparten algo más que la pasión a un deporte, algo más que despertarse a diario a levantar kilos de sueños. Son hermanos, Sergio es el mayor y fue quien se convirtió en la jornada inaugural del levantamiento de pesas, en el primer medallista dorado de estos Juegos Departamentales y Para departamentales Valle Oro Puro Cartago 2017, en esta disciplina deportiva.

Su felicidad fue por partida doble, pues en esa misma división de los 32 kilogramos Santiago logró ubicarse en la tercera posición, compartiendo podio en la primera premiación del día. Nunca imaginaron que sus caminos estuvieran ligados a tal punto de inclinarse por una misma pasión.

Hace tres años llegaron al coliseo en Buga para practicar boxeo, pero al ver a algunos niños de su mismo barrio levantando pesas, llegaron a casa con la convicción de que querían regresar a ello; no se inclinaron por los golpes, lo de ellos era la fuerza, potenciar los movimientos alzando discos y más discos durante cada jornada.

Después de varios meses, esa decisión da sus primeros frutos a nivel departamental, guiados por John Hernández su entrenador, este par de pesistas lucieron hoy cada uno de ellos tres metales, unas de oro y otras de bronce, pero al final de la jornada lo mejor fue poder llamar a casa a contar que la lucha, la entrega y la disciplina con la cual trabajan a diario, les había brindado su mejor recompensa.

En esa familia hay gritos y oraciones para ambos, ellos lo saben y lo sienten cada vez que pisan un escenario, entre sí no hay envidias, por el contrario, un apoyo mutuo que ha logrado fortalecer la relación, llevándolos al sendero de los triunfos.

En Cartago sus sonrisas y espontaneidad, los hacia lucir por las graderías las medallas obtenidas, mientras ellos como un par de niños llenos de madurez solo hablaban de sus futuros. “Yo quiero ser algún día como Oscar Figueroa” manifestaba Sergio, mientras Santiago admira a Luis Javier Mosquera: “Yo espero ser medallista olímpico como él. Es muy bueno y además es muy buena persona”.

Mientras los sueños siguen cumpliéndose, este par de talentosos trabajaran por pulir cada movimiento, por cuidar su estado físico y sobre todo por seguir sumando triunfos en un municipio que los ha visto crecer, pero que aún le resta verlos escalar más y más, hasta en el ámbito profesional, porque a pesar de sus cortas edades ya se ven fotografiados no en una postal de una premiación, o en la sección deportiva de un periódico, sino en un cuadro en su casa con la toga de profesionales, ambos como ingenieros.

Autor: