Jueves, 14 de diciembre de 2017
Temas de hoy
  • Agua potable
  • Contaminación
  • CVC
  • EMCARTAGO
  • Sisben

Jardines del sol se convertirá en el primer horno crematorio de Cartago y el Norte del Valle

Publicado: Domingo, 08 de octubre de 2017  |  10:49 pm

Es política de la Organización Mundial de la Salud cremar los cadáveres, habida cuenta de la existencia de un sinnúmero de enfermedades infecto contagiosas sin control de antibióticos normales.

Comparte
César Vallejo Restrepo | Cartago | 08 OCT 2017 - 10:49 pm

Cartago y el norte del Valle tendrán, por primera vez, un horno para la cremación de cadáveres que incluirá todos los servicios funerarios dispuestos para este fin, incluso una capilla y jardines.

Los impulsadores del proyecto, presididos por Fernando García en su condición de gerente de la Funeraria que lleva este nombre, demostraron a la autoridad ambiental que como está diseñado éste no contamina ni origina problemas de salud.

El proyecto venía empantanado desde hace varios años por no disponer de la licencia ambiental y encontró, por fin, el beneplácito de la Corporación Autónoma Regional del Valle del Cauca, CVC, tras aceptar que gracias a su diseño y demás estudios concernientes a su construcción no ofrecen ningún problema para las personas ni la naturaleza.

Adán Cruz Miranda, uno de los promotores de la idea, dijo que hoy por hoy los hornos crematorios de cadáveres no contaminan y, antes por el contrario, evitan que las llamadas enfermedades infecto contagiosas se propaguen y generen problemas mayúsculos de salud pública.

Cruz Miranda advirtió sobre otros beneficios y se refirió al espacio, pues dijo que mientras un cementerio ocupa grandes extensiones de terreno, el nuevo sistema requiere de pocos metros. Con ello se permite que enormes espacios se utilicen en otras actividades tan necesarias como la construcción de viviendas, la instalación de fábricas y el fomento agropecuario, además de escenarios y campos deportivos.

Inconveniencia

Aclaró Cruz que hoy por hoy no es conveniente enterrar los cadáveres porque pasado un tiempo estos se descomponen y generan lixiviados que pueden contaminar las aguas freáticas. Ello se refleja en un aumento considerable de los costos de tratamiento de aguas por los diferentes compuestos resultantes de estos cuerpos.

Señaló el dirigente que es política de la Organización Mundial de la Salud cremar los cadáveres, habida cuenta de la existencia de un sinnúmero de enfermedades infecto contagiosas sin control de antibióticos normales, es decir, de los que contamos en la actualidad y que médicamente se recomiendan.

"Como estas enfermedades son difíciles de controlar, de ahí que la mejor manera de evitar la propagación de este tipo de micro organismos es a través del fuego, puesto que en un horno crematorio el primer choque de temperatura que recibe un cuerpo es de 750 grados, pero luego que pasa a otra recámara llega a 950 o 2 mil grados centígrados", explicó Cruz Miranda.

Temperaturas

Agregó que una vez el cuerpo recibe esas temperaturas se gasifica. En cuanto al procedimiento ya del gas, dice, lo que se hace es rebajar y vaporizar agua para que los contaminantes queden allí disueltos. Cuando finalmente sale a la atmósfera el vapor no tenga una temperatura mayor a los 200 grados. Científicamente se ha establecido que a esta altura el 96 o 97 por ciento es vapor de agua.

Por su parte, Fernando García, gerente de la Funeraria que construye el horno, dijo que este se encuentra ubicado a 2.5 kilómetros de Cartago en la vía a Zaragoza en la margen derecha.

El horno tendrá cobertura para todo el norte del valle y entrará en funcionamiento en tres meses, a más tardar, dijo, mientras se acopia toda la documentación requerida señalaron Cruz Miranda y García, tras advertir que este será un horno de tecnología de punta que se controla desde un programa de computación que lo hace de manera automática.

Jardines del Sol

Dijeron, también, que Jardines del Sol, como se denomina el proyecto subsidiario de la Funeraria García, generará 10 empleos directos y al menos 60 indirectos.

El sistema es regulado por un sofware en Madrid, España, y otro en Bogotá que permite un monitoreo permanente.

De acuerdo a García, el costo inicial del proyecto asciende a $1.300 millones representados en el lote, la construcción y los elementos correspondientes al horno que en su totalidad será digital, capaz de cremar de acuerdo al peso, al tiempo y que permitirá entregar las cenizas en una hora.

Conversaciones

Con la Diócesis de Cartago se adelantan conversaciones para la realización de misas en la capilla del proyecto Horno Crematorio cada vez que sea incinerado un cadáver, otra semanalmente y en el mes una más, lo mismo que al finalizar el año por el alma de los difuntos.   

García señaló que en el caso de que familiares de personas que fallecen hayan comprometido órganos en donación, no operará tan estrictamente el plan camilla, consistente en llevar el cadáver al horno directamente desde el sitio donde fallece la persona.

El arquitecto exdirector de Planeación Municipal, Antonio Ching, otro de los promotores del proyecto, dijo que Cartago está en mora de contar con un horno, tras revelar que al menos el 40 por ciento de las personas que mueren en la ciudad son cremadas, pero al no existir en el municipio el proceso se realiza en Pereira con mayores costos y el impedimento de no ser acompañados por un gran porcentaje de personas.

Costos

Además de que se reducen los costos y se generan nuevos empleos no se contamina. "Contaminamos más las personas en nuestras viviendas con los desechos orgánicos que lo que va a producir el horno", dijo Ching.

El proyecto dispondrá de una capilla para la celebración de las exequias y contará con espaciosas áreas de parqueo, cafetería y jardines. El tráfico no se obstaculizará por una velación como sí ocurre hoy en día.

Según Ching, luego de una mesa de concertación la empresa Contegral que en un comienzo tenía temores por la supuesta contaminación y los olores despedidos por el horno, dieron el visto bueno al proyecto tras las explicaciones técnicas que recibieron, recordó Ching.

Cero Contaminación 

El ex director de Planeación dijo que con el horno habrá cero contaminación, y expresó que lo que esto producirá será solo vapor de agua. Agregó que las aguas residuales que se produzcan en los baños recibirán el debido tratamiento para ser reutilizada en el enfriamiento de la torre del horno   

El presbítero César Echeverry, por su parte, señaló que la Iglesia Católica recibe este proyecto como un avance, pues nunca se ha quedado atrás en este tipo de propuestas modernas. Ahora un horno crematorio no es lo que se pensaba, sino un gran aporte al desarrollo, dijo el sacerdote.

Expresó que es una gran oportunidad para rescatar algunos valores religiosos. Una pastoral de difuntos nos va a fomentar este horno, puesto que se habla de capilla, novenario, triduos y fiestas de los difuntos.

Trabas

Finalmente, Hugo Rivera, también impulsor del proyecto, con gran experiencia en el servicio funerario, defendió el horno crematorio para Cartago, y tras coincidir con los demás participantes en la necesidad de que la ciudad contara con un sistema de estos, destacó que la idea esté saliendo a flote pese a las innumerables trabas que se encuentran cuando se quiere hacer algo bueno en el municipio. 

Rivera hizo una completa exposición histórica y cultural de esta clase de eventos funerarios en Cartago y recordó cómo por celos infundados e intereses no claros se ha impedido la inversión en la ciudad y la vinculación de grandes empresas.

Autor:
Anuncio
Anuncio