Columnistas

Burocracia nortevallecaucana

Ya casi se cumple el primer año de mandato de los alcaldes del Norte del Valle y, en términos generales, se siente la misma desazón de siempre por su apatía hacia la integración de nuestra comarca.

Los ciudadanos eligieron hace un año a unos mandatarios locales que, al parecer, representaban las posibilidades de cambio en el desarrollo del Norte del Valle, y que representaron en su momento (en los discursos, claro está) la identidad nortevallecaucana; pero solo bastó un año de pandemia para demostrar, una vez más, que en este norte elegimos burócratas, no líderes.

Burócratas que se limitan a cumplir las funciones de sus cargos, y que evitan todo tipo de alternativas de desarrollo local, como si no vieran más allá de sus narices.  Tal vez para evitar la fatiga, o tal vez para evitar que sus amos políticos de la ciudad de Cali, les limiten aún más los pequeños presupuestos para sus municipios.

¿En dónde está la Universidad pública del Norte del Valle? ¿En dónde la central de abastos del Norte del Valle? ¿En dónde queda la zona franca del Norte del Valle o el canal regional de televisión del Norte del Valle? ¿En dónde está el tren de cercanías del Norte del Valle? Peor aún ¿En dónde queda el Norte del Valle?

Ese es el problema de elegir burócratas en los cargos más importantes de los municipios norte vallecaucanos: Burócratas que conocen perfectamente las funciones de sus cargos pero que desconocen los términos; integración norte vallecaucana, autonomía norte vallecaucana o desarrollo norte vallecaucano, porque para eso hay que ser líderes.

Claro, los únicos burócratas anquilosados no son los alcaldes y concejales del Norte del Valle, también hay algunos de esos burócratas nortevallecaucanos ocupando altos cargos a nivel nacional, pero solo se acuerdan de que existe esta comarca, cuando vienen a recibir una condecoración por sus valiosos servicios al pueblo nortevallecaucano, como ocurrió en días recientes en la ciudad de Cartago. servicios que nuevamente, se limitan al cumplimiento de las funciones de sus cargos y por eso no hay que recibir condecoraciones. Nada del otro mundo, recordemos que no son líderes, solo son burócratas. Si fueran líderes hace mucho tiempo que el Norte del Valle sería muy distinto.

La desazón después de nueve meses de pandemia, por el descalabro económico y social del país, por la politiquería en todas las formas y la corrupción que impera en todos los ámbitos de lo público y de lo privado, es una desazón que ya tocó fondo, porque a esa desazón ya nos acostumbramos, lastimosamente, en esta comarca que cada vez ve más lejana la posibilidad de creación del Departamento del Norte del Valle.

Nota aclaratoria
Las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Iván Dario Villegas Castañeda

Egresado de la IE Indalecio Penilla en 1989. Licenciado en Español y Literatura. Comunicador social. Actualmente estudiante de Especialización en Edumática de la UCP Docente de lengua castellana en distintas instituciones educativas de Cartago, La Virginia y La Celia. Coordinador en varias instituciones de Pereira y Cartago. Actualmente coordinador en la IE Manuel Quintero Penilla. Escribo poesía, letras de canciones, cuentos y artículos de opinión. Partidario de la creación del departamento del Norte del Valle del Cauca y de su integración a la región del Eje Cafetero. Blog personal: manifiestopaisa.blogspot.com

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas