I

En una noche triste
Que no podía dormir
Me encontraba meditabundo y sentimental
A mi madre enferma velando
Al instante un grillo
Me vino a visitar

II

¡OH! Grillo verde y hermoso
El creador te hizo libre
Para cantar cuanto quieras
Pero nunca imaginar pudiera
Que un gato te iba a devorar

III

Ira… no se que sentí
Al mirar lo que vi.
Un malvado gato vino
Su vida a truncar
Me paré y quise al gato matar
Pero al momento me pregunté…
¿Al gato también no lo hizo Dios…?
¿ O acaso el mundo no es para los dos …?

IV

Ello me hizo meditar
Pues nunca se vivirá en paz
Mientras exista maldad
Y existan tantos gatos
Llamados humanidad
Y sigan matando grillos
Sin importar la humildad
La humildad del pobre grillo
Que me vino a visitar.

Año 1.983

José Reinaldo Marín Giraldo

Cartagüeño, Médico Homeópata.

Deja tu comentario

Botón volver arriba