Columnistas

El hermoso Norte

Grandes recuerdos vienen a mi mente ahora que nuevamente nos podemos movilizar con las debidas precauciones, recorriendo hermosos sectores del norte del Valle. Por carretera frecuento viajar a la ciudad de Tuluá a visitar familiares y estando allí a Buga, presionado por mí esposa a pagar sus promesas en la hermosa basílica, cuyo diseño fue realizado por el redentorista alemán Juan Bautista Stiehle.

Hace años, cuando disponía de un botecito con motor fuera de borda, acostumbraba  embarcarme en el puente Bolívar divisorio entre Pereira y Cartago y recorrer en ambos sentidos parte del río tutelar la Vieja. Inicialmente acudía a la casa de un conocido amigo de juventud, el corpulento arenero cariñosamente apodado ¨Pichón¨, montando algunas veces el motor en su canoa de trabajo y aprovechando su conocimiento en las líneas de navegación río arriba hasta cerca del puente de Piedras de Moler. Nos enseñó a identificar las peligrosas ¨burras¨ y obstáculos en el rio en puntos de baja profundidad. Siempre llevaba  un neumático de camión para optar devolverme en él,  impulsado por la corriente.

En otras ocasiones navegué río abajo en compañía igualmente de jóvenes de mi familia hasta la desembocadura en el rio Cauca. En muchas  oportunidades me embarqué en el antiguo Club Náutico recorriendo buena parte del Cauca en ambos sentidos; también usé como embarcadero el sitio conocido como el Guanábano.

Hermosas vistas y paradisiacos paisajes y una grata sensación de libertad se sentía en medio de los cauces de estos ríos tutelares.

Además de estos paisajes también conocí y sigo recorriendo los de la ruta Cartago- Ansermanuevo- el Águila. En la década de los ochenta mi novia y actual esposa de Cartago cuyos padres eran propietarios de finca en la Vereda Santa Marta, me indujo a recorrer por primera vez estas hermosas tierras. Ella, hermana de ¨Waltiño¨ uno de mis compañeros de bachillerato en el Colegio Académico, fue jefe de Valorización Municipal por varios periodos en Cartago y antes Secretaria de Gobierno en El Águila, en la época del gobierno militar cuando se entronizó la violencia en sus entornos.

Época difícil para todo el norte vallecaucano, con la llegada de personajes oscuros que habían sacado provecho de la bonanza marimbera produciendo muertes injustas y enfrentamientos sangrientos entre estos gamonales. La mayoría ya desaparecidos al igual que sus capitales golondrina que no produjeron ningún desarrollo significativo para la región. La última vez que vi el balneario la Berraquera, propiedad de uno de ellos, en la vía que conduce al municipio de Argelia, eran unas lastimosas ruinas.

Estas tierras ahora son un remanso de paz, a conservar, poblada de gente amable, honrada y trabajadora, que tienen la fortuna de contar con un suelo fértil y agradecido que produce uno de los mejores cafés de Colombia,  plátano, banano, aguacate y una gran diversidad de frutales y cítricos. Pero también sufren el rigor del abandono departamental como su imaginaria ¨capital¨ de Cartago. Otra fortaleza que tiene la zona es su natural capacidad turística y su inclusión por la Unesco en Junio de 2011 en la lista de Patrimonio Mundial como parte del Paisaje Cultural Cafetero.

Pero lo que más se ve sobre la carreta al Águila son grandes avisos haciendo mención a esta denominación, sin mayor inversión adicional oficial, que motive la visita de turistas nacionales y extranjeros. Este reconocimiento compromete especialmente al Estado colombiano y sus habitantes en su preservación  y su promoción para que sea conocida y admirada por la humanidad. Recordando que este privilegio no se otorga a perpetuidad y puede llegar a perderse.

Es de rescatar el parcheo y arreglo de la vía principal en la cabecera del Águila realizada mayormente en la anterior administración municipal y continuada por el diligente y joven mandatario actual  Daniel Gallego García, que llega cerca a la Vereda La Libertad y ojalá se continuara al menos hasta el puente de la Pedrera donde pasa la Quebrada Grande. Porque la carretera que sale de Ansermanuevo en esa dirección bajo su jurisdicción, está en muy mal estado y desestimula el ingreso a la zona. Es de admirar el esfuerzo que hacen los habitantes de La Libertad colocando avisos y llantas marcadas invitando a mantener limpia  la región. Sería importante, al concretarse la integración de Cartago al Área Metropolitana Centro Occidente con Pereira, que se incluyera a la cercana  Ansermanuevo en la misma, como lo mencioné en el artículo Sinergia Metropolitana Recargada, jalonando el desarrollo y conocimiento de los pueblos y paisajes del hermoso norte.

Iglesia del corregimiento La María del Águila Valle del Cauca, sobre la falda de la cordillera occidental | Foto. rutasdelpaisajeculturalcafetero.com

Nota aclaratoria
Las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

icon-newsEntérate de las noticias de CiudadRegion en Google News

Luis Alberto Duque Molano

Ingeniero Industrial UTP, Especialista en Gestión Industrial Universidad del Norte y UPV de España, Magister en Administracion Económica y Financiera UTP y estudios de Doctorado en la UPV de España. Exfuncionario de Acerías Paz del Río, docente y exdirector de Postgrados de Ing. Industrial UTP y exgerente de la IPS Fondo de Asistencia Social de la UTP, FASUT. email: [email protected]

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas