Columnistas

Gracias, yo no quiero ser cibernauta

Los investigadores han llegado a una conclusión irrefutable: la Internet causa adicción. Es decir, que la tecnología más avanzada del Siglo XXI al parecer, es la droga que más disfrutan los muchachos y los no tanto, de esta época. 

No me extraña que esto sea una realidad que nos está golpeando de frente y en la cara a quienes todavía confundimos un computador con un televisor con teclas. Porque la verdad es que un gran número de “humanos” que vivimos en este planeta aún no hemos podido acercarnos a esa masiva tecnología de los computadores que se ha ido apoderando lentamente, primero de las oficinas y ahora, ha invadido la intimidad de los hogares.

Pero, es que la cosa es alarmante. Cuando Usted dice que todavía no tiene computador en  casa los “compuadictos” lo miran como si fuera un bicho raro o como si tuviera una enfermedad “pior” que el Covid. 

Lo que es “normal” en estos días, es tener un aparatejo de esos en el hogar y hablar con palabras que suenan como si las dijera un mongol en trance agónico. Términos que uno jamás de los jamases pensó que fueran a ser de uso cotidiano, las manejan los jóvenes con un desparpajo que impresiona y nos dejan, a los no iniciados, viendo un chispero y sin entender ni “J”.

Palabras como software, sistema operacional, browsers, explorer, navigator,  hackers, son de uso común entre los cibernavegantes. Ellos hablan de Bill Gates, o de Steve Jobs, como si fuera el tendero de la esquina y conocen sus gustos y apetencias como si todos los días charlaran con él.

Y en cuanto a lo que afirman los expertos que el Internet  produce adicción, yo sí creo que los investigadores no están equivocados. No es sino ver a alguien que este suscrito a ese sistema. Mantiene con el computador prendido a toda hora y trasnocha más que celador recién colocado, por que el pobre individuo tiene la enfermedad de la  “internitis”, es decir, lo dice pomposamente, es un “cibernauta” de las autopistas de la información al que no le queda tiempo para otra cosa que estar viajando en Internet.

No pocos son los hogares en los cuales el señor casi que ha olvidado a su esposa (porque la verdad es que el vicio ataca a toda la familia) ya que le dedica la mayor parte de su tiempo a estar con el computador. Y ni que decir del dinero que se gasta en el aparato aquel: libros, CDroms, disquetes, tarjetas, módems y otros elementos, dejan a los cibernautas con sus cuentas enflaquecidas y cuando la mujer reclama algún dinerito para una blusa o para un vestido, el “compuadicto” argumenta estar “pelado” porque los últimos “chavos” se los gastó en la más moderna tarjeta de sonido para su computador.

Que el Internet  produce adicción ya nadie lo duda, pues es una enfermedad moderna más contagiosa que cualquier otro mal de nuestro siglo. A tanto se ha llegado que las noticias internacionales dan cuenta que, por ejemplo, en los Estados Unidos, un adolescente sufrió convulsiones al no poder soportar abstenerse de usar su equipo para navegar en Internet, y ya se sabe también de un suicidio, el de un tal Blair Newman, quien se quitó la vida cuando le cortaron el servicio de Internet por falta de pago.

Cada día los modernos equipos electrónicos nos privan, del ejercicio más bello y viejo que hemos practicado los seres humanos: la charla. Porqué, quién va a hablar con un sujeto que se encierra en un cuarto las 24 horas del día a “cacharriar” en su computador y que no sabe qué está ocurriendo en su entorno cercano porque acaba de llegar de un “viaje” virtual del Museo del Prado en Madrid o que tiene que “hablar” con otros “chicludos” de los computadores al otro lado del planeta, sin darse cuenta que sus amigos los tiene allí a la mano, que su mujer esta que se enloquece porque el “cibernauta” ya ni le habla, ni siquiera la mira.

Que me perdonen los “compuadictos” pero yo prefiero seguir charlando con personas de carne y hueso. Prefiero una charla al calor de unas copas a estar con los ojos pendientes de una pantalla de computador, esperando la respuesta escrita de un ser humano que al otro lado del planeta se ha olvidado también de sus amigos, de su familia y de su entorno cercano y que tiene, también, los ojos cuadrados de mirar la pantalla de su computador.

Gracias amigos de los viajes y las charlas virtuales, prefiero seguir siendo un ignorante de la tecnología moderna a ser un solitario cibernauta.

Nota aclaratoria
Las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Manuel Tiberio Bermúdez

Natural de Caicedonia. Periodista, fotógrafo, locutor, poeta y escritor colombiano. Miembro de la Junta Directiva del Círculo de Reporteros Gráficos del Valle, CIREGRAFICOS e integrante activo de la Fundación Cultural MAI Colombia. Su obra siempre ha tenido como eje la Paz. Autor de varios libros. Ha realizado lecturas de su poesía en varios municipios vallecaucanos, incluyendo la IX Feria del Libro Pacífico que realiza la Universidad del Valle. Invitado a la Feria del Libro Cuba.​ la III Semana de la Cultura en New York, que realiza en esa ciudad el Consulado Colombiano y la Fundación Raíces Nativas.

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas