Columnistas

Lo que faltaba

Desde hace dos meses y medio estamos escuchando lo que produce en la salud y en los recursos económicos de los ciudadanos la crisis por la contaminación del virus que apareció en China, en la otra punta del cuerno. Las noticias son cada día más alarmantes, pues por aquí sus efectos no han llegado aún a su culminación, ni siquiera a su punto más extremo. La cosa se complica por la cuarentena obligatoria que, por tramos, nos ha decretado el gobierno nacional. Y como si esto fuera poco, en los últimos días se han conocido unos hechos que uno no sabe si dan más alarma… o risa.

Van aquí apenas estos cinco, porque son más. Que algunos hospitales están utilizando por un tiempo innecesario las UCI -Unidades de Cuidado Intensivo- para aumentar el cobro por ese servicio, es la denuncia de nadie menos que del ministro de salud. Lógicamente, los representantes de esos centros de salud ripostaron de inmediato, exigiéndole a este funcionario que concretara semejante dedazo con nombres propios. Y ya hasta chiste lo volvieron algunos trovadores, diciendo que no demoraremos en oír que esos hospitales también ofrecen precios especiales y muy favorables para la compra… de los ataúdes. Lo que faltaba.

En la televisión comenzó a aparecer un aviso institucional, en el que se oye a los dirigentes de la antigua guerrilla de las farc pidiendo disculpas por lo que ellos llaman las retenciones. Y, claro, pegaron el brinco quienes fueron víctimas de esos hechos y exigieron que los facinerosos los calificaron correctamente con el nombre de secuestros. El logo de la JEP aparece al final de esa cuña, lo que motivó una respuesta inmediata de esta entidad pidiendo a los responsables de esa publicación que borraran la parte cuestionada. Por esto, se supo que los países firmantes del respaldo al proceso de paz fueron los autores de esa metida de pata. Lo que faltaba.

La alcaldesa de Bogotá ha demostrado que toma decisiones después de analizar muy bien los datos que tiene a la mano. Así lo hace en esta crisis de la salud y la economía, consolidando además su reputación como enemiga declarada de la corrupción, pues ha sido la líder de varias iniciativas que buscan acabar con este otro virus que ha desangrado los fiscos. Y resulta que ahora los más hirsutos representantes de la derecha -sin importarles el momento que vivimos- se han ido lanza en ristre contra ella, sólo para desacreditarla y como una retaliación a la entereza con la que ella ha asumido su responsabilidad (que en veces está en contra de la decisiones del gobierno), pero aceptando que donde manda capitán… no manda marinero. Lo que faltaba.

Como si fueran pocos los temores que estamos sufriendo todos los terrícolas por los efectos de esta pandemia mundial, en Cartago se les ocurrió a algunos regar la noticia de que en el occidente de la ciudad habían aparecido unos contagios -adicionales a los 17 que ya teníamos- producidos por personas llegadas de otra ciudad. Hasta el alcalde dedicó uno de sus larguísimos y repetitivos discursos en las redes sociales para protestar por ese hecho, con lo que le dio la categoría de certeza. Pues resultó que todo fue un invento de no se sabe quiénes. Y uno se pregunta si el burgomaestre tiene asesores que le investiguen lo que sucede afuera de las puertas de su despacho, al menos mientras pasa la pandemia. Porque, según esto… parece que no. Lo que faltaba.

Con la noticia aparecida esta semana en un diario de Londres, exaltando lo que se ha hecho en la capital de Antioquia para contrarrestar los efectos del virus chino, se confirma con datos la disciplina de los paisas y su reconocida fama de anticiparse a los hechos. No es sino ver el ejemplo del Metro: es la tacita de plata de los ciudadanos que lo utilizan, que no son propiamente de los estratos altos, sino los obreros que se desplazan hacia sus lugares de trabajo en otros municipios del área metropolitana, como también los estudiantes. Buena parte de esos logros se le deben al actual gobernador cuando fue alcalde de esa urbe. Y ahora resulta que para el fiscal general de la nación hay que meterlo a la cárcel por unos presuntos hallazgos en un contrato de hace más de una década. Lo que faltaba. (Tocará repetír -sacando pecho- que mi segundo apellido… tiene origen en uno de esos municipios: Envigado, que enantes fue un barrio de Medellín. Hasta comienzos del siglo 20 se conservaba aún la casa de Don Juan Vélez De Rivero, quien fue varias veces alcalde de la tan elogiada capital)

DOS LÍDERES INDISCUTIBLES: LA ALCALDESA DE BOGOTÁ y EL GOBERNADOR DE ANTIOQUIA. Y ahora, algunos desconocidos segundones están haciéndole el mandado a sus patrones… intentando desacreditarlos. Lo que faltaba.

Y los lectores me perdonan que no falte aquí esta vanidad: la firma de 1670 de mi antepasado Don Juan Vélez De Rivero -trastatarabuelo 4- que aparece en varios documentos del Archivo Histórico de Medellín.

Coletilla 1: El oficio de entrevistador parece cosa fácil y no es así. Hay que ver la gagueadera de algunos que interrumpen de manera irrespetuosa al entrevistado. Otra cosa enseñaron los fallecidos Pacheco y Gloria Valencia de Castaño. Afortunadamente, ya aparecen otros aceptando que esa labor merece todo el profesionalismo. Como el director de Enfoque, programa de los miércoles en TeleCafé a las 10:30 de la noche. Con temas interesantes, excelentes invitados expertos en cada materia y, sobre todo, preguntas certeras, el televidente queda perfectamente enterado. Absoluto respeto por el entrevistado y los ciudadanos.

Coletilla 2: Impresionantes manifestaciones en Estados Unidos por el asesinato de un afro-descendiente. Desde las marchas lideradas por Martín Luther King -también asesinado y guía de esta etnia- no se veía semejante rechazo por el racismo, tan fuerte que logró elegir al actual presidente. Pueda ser que esta situación produzca un cambio en la conducción de los destinos de esa nación… prefiriendo al candidato demócrata en el próximo noviembre.

Coletilla 3: Fue nombrado el ingeniero civil quindiano Luis Guillermo Agudelo Ramírez como nuevo gerente de la Región Administrativa y de Planeación -RAP- del Eje Cafetero. Cero y van cuatro… y nada que arranca.

Nota aclaratoria
Las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

icon-newsEntérate de las noticias de CiudadRegion en Google News

Gustavo García Vélez

Cartagüeño raizal, bachiller del colegio Liceo Cartago, egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre, ex concejal liberal de Cartago, comentarista público desde hace más de 30 años en medios impresos y radiales.

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas