Columnistas

Polvo de estrellas

El miércoles de ceniza, la frase que se repite durante todo el día es: “Polvo eres y en polvo te has de convertir”. En el Génesis se lee que Dios creó al hombre de una pelota de barro (o sea, de polvo con agua), aseveración cuestionada por Charles Darwin, autor de la teoría sobre la evolución de las especies por medio de la selección natural. Pero el hombre no desciende del mono, como erróneamente se dice, sino que ambos son herederos de un antecesor común y por eso son algo así como primos.

En pleno siglo 20, el sacerdote francés Teilhard de Chardin -quien al mismo tiempo fue paleontólogo, teólogo y filósofo- intentó hacer concordar los datos de la ciencia con los de la religión, ésto es, la razón con la fe: a Darwin con la Biblia. Hoy se sabe que el caldo primigenio, ese en el que se dieron todas las condiciones para que apareciera el primer ser vivo (una simple amiba) es eso: un barro elemental, aunque con todas las proteínas necesarias y suficientes para esa primera aparición de la vida que fue desarrollándose hasta llegar a ser algo así como un batracio, posteriormente un pez, después un reptil, más adelante algo muy parecido a una musaraña, que se convirtió en el primer primate y que luego evolucionó en ese antepasado común del hombre y del mono.

Esta teoría, admitida ya por casi todo el mundo -con la excepción de los fundamentalistas de todos los pelambres que, en todas partes y en todas las religiones, se dan-, no se opone, desde el punto de vista teológico, con la creencia en un Dios creador, ni siquiera en los cálculos por días en los que el Génesis nos cuenta todo el proceso de la creación. Porque la aparición del hombre sobre la faz de la tierra sí tuvo que haber ocurrido en último término y ese conteo por días es, lógicamente, en los tiempos del Supremo Creador que, para nosotros los mortales, se tienen que medir por millones de años.

Pero ¿de dónde llegó ese cúmulo de posibilidades de vida que, luego, aquí mezcladas produjeron ese barro del que surgieron todas las especies, la del hombre incluida? Pues desde ese primer segundo de la creación, desde esa terrífica explosión que otro inglés -“ah… ¡estos ingleses!”, como diría Don José Ortega y Gasset-, el científico Stephen Hawkins, llamó el “Big Bang”. Ese polvo que luego formó las estrellas y los planetas y que, durante miles de millones de años, cayó por todas partes, es el mismo polvo cósmico, universal, con el que todos estamos creados y al que (por causa de la mortalidad que ganamos por los antojos de misiá Eva y la alcahuetería de Don Adán) regresamos desde el día de nuestra muerte terrenal.

No es sino ver los restos de cualquier humano, después de los años suficientes para la putrefacción de su cuerpo, que luego queda prácticamente desintegrado, hecho polvo; proceso que, por cierto, en los últimos años se ha acelerado con la cremación, para mí una novelería tonta y que rompió -sin mayor debate ni maduración- con una tradición milenaria, en aras de unas muy discutibles sanidad y economía (En los estudios de la prehistoria se parte, precisamente, de las formas en que las primeras sociedades enterraban a sus muertos: “campos de urnas” o “túmulos”, dependiendo de si eran incinerados o enterrados sus despojos).

Sí señor. Así de sencillo, pero también de grandioso. Somos polvo de estrellas, tan elemental pero al mismo tiempo tan sublime. Estamos fabricados con la misma materia que esos punticos luminosos de los que solamente en nuestra galaxia -que es como decir “nuestro barrio” en todo ese universo enorme y que se llama “La Vía Láctea”, porque se puede ver a veces como una mancha de leche- suman 100 mil millones de esas estrellas; Y, dicen los mismos astrónomos, que galaxias pueden existir otras 100 mil millones. Multipliquemos 100 mil millones por 100 mil millones y caeremos en la cuenta de lo vanos que son todos nuestros orgullos, nuestras ínfulas.

Me parece a mí -y es una sugerencia que les doy a todos los profesores- que en el bachillerato se deberían enseñar estas cosas de la astronomía, para que desde esa edad vayamos calibrando nuestra real importancia en este universo. Hay una fotografía, la más hermosa que yo haya visto, tomada desde uno de esos robots que los gringos lanzaron con destino a los planetas Júpiter y Saturno, en la que se ve a la Tierra como un puntico azul, en medio de millares de otros puntos luminosos amarillos. El diámetro de uno de esos punticos de la constelación “Orión”, que se nota a simple vista, es el mismo de la órbita de Plutón, el planeta más lejano del Sol. Esa estrella se llama Betelgeuse. ¡Qué tal! Y pensar que en este puntico insignificante que se llama planeta Tierra, todavía hay gente que cree que el “súmmum” de la grandeza es…comprarse un carro. ¡Avemaría!

Fe y razón. Ciencia y religión. Dos conceptos que el padre Teilhard de Chardin trató de armonizar, pero que los fundamentalistas no se lo permitieron y terminó sus días silenciado por unos mandamases, ignorantes y fanáticos. Fanáticos por ser, precisamente, eso: ignorantes… aunque con toga.

Y nosotros podemos decir estas cosas porque tenemos todos ese “soplo divino” con el que el Supremo Creador nos diferenció del resto de la creación, que tampoco se pierde cuando nos volvemos otra vez ese polvo cósmico del que venimos y en el que nos vamos a convertir, como nos lo recuerda -hasta el cansancio- nuestra Iglesia Católica, que no por eso podemos calificarla de “aguafiestas”.

Gustavo García Vélez | CiudadRegion

Nota aclaratoria: las opiniones de los columnistas son de su estricta responsabilidad y no representan la opinión de este portal.

Gustavo García Vélez

Cartagüeño raizal, bachiller del colegio Liceo Cartago, egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre, ex concejal liberal de Cartago, comentarista público desde hace más de 30 años en medios impresos y radiales.

Deja tu comentario

Botón volver arriba