Columnistas

Tregua para dialogar

El impacto que me produjo oír las noticias de la terquedad del gobierno sobre su proyecto de reforma tributaria… me enmudeció. Desde un comienzo se supo que solo crearía problemas muy graves, porque el rechazo de casi todos los partidos representados en el congreso (incluido el que lanzó la candidatura presidencial) anticipaba su derrota desde el primer debate. Conociendo las advertencias de las centrales obreras de convocar un paro nacional igual al del año pasado, todo indicaba lo que podría suceder. Y sucedió… con mayor ímpetu.

Lo que pasó en Cali con el derribamiento de la estatua de Belalcázar, me recordó mi artículo de septiembre para ciudadregión.com por lo sucedido con la del conquistador en Popayán y ante mi estado de ánimo decidí volver a aparecer con su publicación en este mismo portal y en facebook porque las causas y las consecuencias de ese hecho son las mismas. Creo que los lectores entendieron y así lo demuestran los amables comentarios de algunos. Desafortunadamente, el actual inquilino de la Casa de Nariño no reconoce sus garrafales errores y menos ofrece disculpas. En entrevista de este miércoles para Blu-Radio se limitó a repetir la misma carreta de su propio programa de televisión -que ya no se difunde- dando una lista de lo que considera sus logros.

Pero es que tampoco los dirigentes del paro han sido consecuentes con sus propias palabras, porque dijeron en repetidas oportunidades que si se retiraba ese proyecto tributario lo suspendían o al menos aplazaban su realización. No ha sido suficiente la renuncia del ministro de hacienda y sus asesores, ni el nombramiento de otro con un mejor talante y unas ideas muy distintas. Por el contrario, han prorrogado la vigencia de este desorden y llevamos ya más de una semana en paro, con sucesivos desfiles diarios en los que luego de las marchas pacíficas de estudiantes han entrado los vándalos a repetir lo que siempre han hecho: dañar los bienes públicos y privados.

En Cartago hubo en un mismo día tres de esos desfiles: por la mañana de volquetas, en la tarde ciclistas y por la noche marchantes. En Bogotá pasa lo mismo que en Medellín, Bucaramanga y muchas ciudades, aunque la más afectada es Cali que enfrenta un cierre total, con muy graves limitaciones en los suministros de alimentos, medicamentos, combustibles, que han afectado la economía porque hasta los animales que consumen los colombianos -como pollo o cerdo- y que se producen de manera industrial en el Valle del Cauca, pueden morir por la falta de sus alimentos concentrados.

Pero siente uno cierta tranquilidad porque ya se están oyendo voces aterrizadas, como la del ex vicepresidente Humberto De la Calle Lombana, quien con su autoridad reconocida está pidiendo que haya una tregua para dialogar. Respetuoso pero enfático, dice que es necesario suspender el paro para llegar a unos acuerdos mínimos, limitando la larga lista de reclamos a los más esenciales para mitigar las urgentes necesidades de este momento. Me parece que él sería la persona indicada para coordinar ese diálogo, en el entendido de que el gobierno ha dicho que se reunirá con todos los grupos sociales, económicos y políticos para encontrar soluciones.

Pero la soberbia de los mandamases será el impedimento para que el doctor De la Calle pueda hacer ese trabajo. Aunque es un político -y aparece en una lista de precandidatos a la presidencia- aconseja que no se empiece el diálogo con esos dirigentes, sino con los convocantes del paro y los estudiantes. Su experiencia de años en las negociaciones de La Habana para el proceso de paz es la prueba de su paciencia y su habilidad para sacar avante un diálogo de esas dimensiones. Los hechos invitan a actuar ya y lástima que a este insigne ciudadano no se le de esta oportunidad de colaborarnos a todos.

Coletilla 1: A partir del 1º de mayo los casi 50 mil usuarios de “Barrios Unidos” fueron trasladados a otras Eps. Esta es la consecuencia de la liquidación de esa entidad, tan cuestionada en los últimos años por el pésimo servicio que estaba prestando. Muy agalludos, recibieron a todos los que estaban en otras que también fueron liquidadas. Recordemos que el gobierno les traspasa recursos económicos por cada usuario para los tratamientos de su salud. Doña Emma Vélez Toro se ha consolidado como una excelente lideresa, porque gracias a sus gestiones la lucha de miles de cartagüeños para lograr un digno servicio culminó con esta excelente noticia.

Coletilla 2: Y siguiendo con temas de salud quiero dejar aquí constancia  de mi gratitud con la Ips municipal en lo que concierne con el asunto de las vacunas contra la pandemia. Excelente el servicio de las enfermeras y todos los encargados de orientar a quienes acudieron a las instalaciones del “López Pumarejo” para recibir el medicamento, que no solo debe obrar en mi cuerpo, que también en mi espíritu porque la tranquilidad de saber que estoy en el proceso de protección adecuada es la mejor panacea. Felicitaciones a su director, doctor Morales Chaljub.

Coletilla 3: Muy equivocada la imagen que de nuestro país se está mostrando al mundo entero. Las opiniones de personas que no viven aquí en el sentido de que se están masacrando a los ciudadanos, son avaladas por artistas nuestros… que se gastan sus fortunas en el extranjero y que temen perder a sus millones de seguidores si no les obedecen repitiendo como loros esas críticas equivocadas. Es que como ya otros comentaristas lo han afirmado, la moneda tiene dos caras y solo se está mostrando una: la de unos policías que no han cumplido los protocolos exigidos por la institución a la que pertenecen, pero no la de 15 agentes a los que quemaron con gasolina y encerrados en un CAI de Bogotá. Gracias a Dios viven.

Recuerda: Esta publicación tiene más de 1 año.

Gustavo García Vélez

Cartagüeño raizal, bachiller del colegio Liceo Cartago, egresado de la Facultad de Derecho de la Universidad Libre, ex concejal liberal de Cartago, comentarista público desde hace más de 30 años en medios impresos y radiales.

Deja tu comentario

Publicaciones relacionadas